Close encounter
Edición del 03 / 12 / 2020
                       
20/02/2017 10:21 hs

La Mediadora de Almas

Río Cuarto - 20/02/2017 10:21 hs
                  
Abogada, mediadora y responsable del Instituto Leonardo Da Vinci, esta mujer se caracteriza por su sensibilidad, por su capacidad de escuchar, por su habilidad de estrechar lazos y convocar espíritus para encontrarse desde la paz, el amor y la comunicación fluida. 
Mujeres a Cara Lavada: Lorena Pedruzzi

-¿De qué estás hecha?
Estoy hecha de algunas dudas y algunas certezas, y sobre todo de ganas de aprender y de enseñar, estoy hecha de momentos de compañía y también de soledad.

-¿Cuando mirás al espejo a quién ves?
Depende el día en que me mire, hay días que veo una mujer con mucha fuerza y anhelos, otros días una mujer que escucha, otros con ganas de estar en su casa, otro días veo a una mamá atenta y cuidando de sus hijas, otros días me veo como una bruja, jaja y así me voy viendo de distintas maneras.

-¿Te gusta ser mujer?
 Si, nací mujer y es así como lo acepté, y si hubiera nacido hombre ¿me hubiera gustado? No lo sabré nunca.

-¿Cómo son tus sueños?
 Mis sueños, entendidos como  ese estadio de la existencia cuando estamos dormidos, viéndolo de desde ese punto de vista, para mí, son como otra forma de vivir, cuando estoy en ellos estoy en otra vida, son tan reales que tiene sonidos, sabores, aromas. Y cuando vuelvo de los sueños y despierto pienso a veces en descifrarlos, y encontrar pequeñas verdades, pequeñas premoniciones en esta vida despierta y lúcida, o simplemente  recordarlos como fueron en esa noche. Me encanta soñar y escuchar los sueños de otros y los de mis hijas.

-¿Por qué elegiste lo que hacés?
Elegí lo que hago porque desde jovencita quise trabajar con y para las  personas, sabía que el trabajo en soledad y solamente estudiar no eran mis fortalezas, todo tenía que ser a la vez, estudiar y trabajar. En mi pasaje por la pasantía en familia en la facultad de derecho fue donde descubrí la Mediación, y el estar trabajando también en el colegio Da Vinci, no sólo  es por una continuidad del proyecto familiar, sino también  se complementan con mis  deseos de trabajar con y para las personas para que puedan estar en una fase mejor al que estaban en un inicio y sobre todo puedan sentirse que participan en la construcción continua de la sociedad  en la cual  pertenecen.

-¿Cómo te sentís con tus curvas de mujer?
Con mis curvas (entendidas como caderas y cintura) me siento bien, luego del nacimiento de mis hijas me amigué con ellas y las bendije. Mis curvas de adolescente   eran difíciles de llevar sobre todo en los 90´s cuando la moda eran las mujeres ultradelgadas y sin formas. Ya desde hace bastante tiempo, las quiero y tomé los consejos de mi abuela: hay que resaltar  las mejores zonas.

-¿Qué ves cuando te encontrás a primera hora del día con tu cara lavada?
Veo una mujer borrosa hasta que me coloco mis lentes, y luego deviene la siguiente pregunta: ¿me opero la miopía o sigo usando lentes?

-¿En qué detalles de tu día dejás tu impronta?
Cuando agradezco y reconozco al otro un buen servicio que prestó, o lo amable que fue o cuando hizo algo que en mí resonó de buena forma; y sobre todo escuchar al otro no solo poniendo el oído, sino también la mirada y el corazón.

-¿Qué es la lucha?
¿La lucha como movimiento socio-político con una finalidad al cambio social?, podría responderlo de esa forma, pero  ¿mi lucha? es otra cosa,  está lejos de la mirada política, está lejos  con el combatir y derribar las injusticias del sistema, para mí tiene que ver con un deseo, con el esfuerzo de resignificar continuamente mi realidad y sobre todo luchar por brindarme y de la mejor manera  hacia el otro.

-¿Ante qué no claudicás?
Me esfuerzo por pensar en positivo y en crear nuevas miradas, me gusta hacerle  frente a los proyectos que me entusiasman, me gustan  los lunes y también los viernes, me gusta  el fin de las vacaciones y el estar en ellas también,  y disfruto de encontrarme con las personas para pensar, hacer y concluir trabajos.

-¿Cómo eras de niña?
Por lo que recuerdo y me dice mi familia, era una niña alegre y payasita.
 
-¿Qué le dirías hoy, como mujer, a la niña que fuiste?
Le diría que no pierda la alegría y la ganas de payasear cuando sea adulta.
 
-¿Qué pensaría de vos la niña que fuiste?
La niña pensaría que estoy muy seria, me pediría que juegue más y vuelva a tomar clases de teatro.
 
-¿Qué mujeres te han inspirado?
En una primera etapa las mujeres de la familia: mi abuela materna que todavía la tengo,  mi mamá,  mis tías, y algo de lo que me contaron de mi abuela paterna que no la conocí.
Luego me inspiran las mujeres con las que trabajo diariamente, mis compañeras y amigas  mediadoras.
Y sobre todo me inspiran las mujeres que pueden de manera armónica equilibrar su vida personal, laboral, familiar y de pareja.

-¿Amás?
Sí, claro

-¿Qué tiene de especial el ser o los seres a quienes amás?
Podría hablar en general de las personas que amo, pero elijo hablar de mi pareja y  lo que tiene  de especial  es su intuición, su bondad,  el don de hacer de la fotografía algo bello y mucho más.  En cuanto a mis hijas Morella y Malena  y mis sobrinas  lo que tienen de especial es que cada una con sus personalidades me enseñan a amar, a decirlo, a abrazar, me dan paciencia, me dan sonrisas  y sobre todo la alegría de la infancia.

-¿Cómo es tu relación con tu casa?
Amo estar en mi casa, me encanta habitarla en todos sus rincones, es mi lugar de retiro.

-¿Qué te gusta hacer en tu casa?
Me gusta cocinar, preparar algo rico, saludable y  no tan saludable también, tanto para mí  como para la familia y me gusta  podar la enredadera.

-¿Cómo combinás tu labor más externa con tu vida privada?
Si entendí el sentido de la pregunta, supongo que la combino equilibrando los tiempos de estar en cada momento, ejemplo: si tuve una semana de muchas horas de trabajo diarias y de mucha demanda energética en lo laboral, entonces intento un día quedarme más tiempo con  mis hijas conversando, compartiendo alguna tarea o jugar  y así con mi pareja, o llegado el fin de semana hacer algo diferente con ellos y que nos conecten de nuevo.

-¿Con qué te mimás?
Me mimo con los aromas, los sabores, con música, con algo que sea bonito a la vista, es decir darle a los sentidos un agradable estímulo, y también compartiendo momentos de esparcimiento en la naturaleza.

-¿Cuándo fue la última vez que te miraste a los ojos y te dijiste te amo?
Nunca hubo una última vez, me daría risa hacerlo, tendría que probarlo por lo menos para saber que me pasa.

-¿Qué es la belleza?
Según mis creencias, la belleza es algo que debe tener armonía, equilibrio, y que me despierte algo  y  que no pase desapercibido.

-¿Te sentís bella?
Depende el día, hay días que sí y otros en que no.

-¿Qué te duele?
Físicamente  nada, me duele que la gente sufra cuando está en sus posibilidades no sufrir y cuando no las tiene también.

-¿Dónde está tu alma?
Supongo que cerca…

-¿Qué dolor se te hizo piel y convivís con él?
El dolor de sentirme que a veces no puedo ayudar a cambiar algunas situaciones de la realidad que me rodea.

-¿Por qué reís?
Rio de las situaciones absurdas, y con  las personas con buen sentido del humor.

-¿Qué es la muerte?
La muerte es como los sueños, como dormir, soñar y dormir es como estar muerto, si fuera así, en ese momento te deja de doler todo, y se va el peso de la existencia.

-¿Por qué celebrás?
Celebro los cumpleaños, los logros, los encuentros, celebro cada situación que traiga alegría y cambios.

-¿Qué no puede faltar en tu mesa?
En mi mesa no puede faltar: la comida saludable como las frutas, verduras, quesos, aguas saborizadas caseras, los tecitos combinados por mí, miel, panes, y de vez en cuando algunas bebidas espirituosas, y de vez en cuando alguna comidita de las llamadas chatarras…

-¿Cuál es tu último pensamiento antes de dormir?
¿con qué y/o quiénes soñaré esta noche? ¿Qué mensajes me traerán los sueños?

¿Tenés fe en algo?
Tengo fe en las personas, en el tiempo, en mi santo de las causas justas y urgentes, y sobre todo en mí cuando quiero tenerme fe…

-¿Un sueño que quieras compartir?
Sueño con vivir en una ciudad en donde la gente crea en el otro, quiera y pueda mejorar, quiera y pueda trabajar, quiera y pueda ser un ciudadano que sume a otros para el beneficio común y el propio…y comparto un sueño más trivial: sueño con  ver un ovni alguna vez, de lejos obvio.

-¿Cuál es tu próximo horizonte?
Viajar.

¿Qué te dejó esta entrevista?
Me dejo una enseñanza y una incomodidad, y esta es la de pensar las respuestas a preguntas que nunca me hubiera imaginado pensarlas.

-¿Quién sos?
Soy una persona que nació mujer y mis padres me llamaron María Lorena Pedruzzi.
La Madre de dos mujeres: Morella y Malena.
La Concubina, la pareja, la novia, la compañera, la madre de las hijas de Mario jaja difícil de clasificarme cuando una está por fuera de la ley de matrimonio civil y religioso.
Estudio, trabajo, me rio, me enojo, amo, sueño, bailo, y sobre todo sigo viviendo y lo disfruto, ¡Gracias Laurita por la entrevista, por permitirme bucear un poquito más en esto del ser!.

 
Video: Magalí Camia
Fotos del álbum personal de Lorena Pedruzzi

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain