¡Me verás si quiero!
Edición del 23 / 07 / 2024
                   
09/11/2016 08:49 hs

Melania Trump, la modelo que llegó a la Casa Blanca

- 09/11/2016 08:49 hs
COMPARTIR EN:                                

Melania Trump será la nueva primera dama que ocupará la Casa Blanca acompañando al presidente Donald Trump. 

Cuando amanecíamos con la sorpresa de la victoria en las elecciones estadounidenses de Donald Trump, todas las miradas se han dirigido inmediatamente hacia la nueva primera dama, Melania Trump. Y es que esta eslovena de 46 años, nacida en el seno de una humilde familia comunista el 26 de abril de 1970 en Sevnica, Eslovenia, soñaba desde su infancia con pisar las pasarelas y triunfar en el mundo de la moda, pero nunca se hubiese imaginado cuando vivía en un bloque de edificios de su pueblo natal, que no solo iba a conseguir su sueño, sino que el siguiente paso sería acabar siendo la nueva inquilina de la Casa Blanca.

A los 16 años abandonaba su pueblo natal para vivir su sueño y trabajar como modelo en París, Londres y Milán. Y en 2005 se casó con Donald Trump, convirtiéndose en su tercera esposa y dando el salto de modelo a 'celebritie'. El matrimonio tiene un hijo, Barron, que ya ha cumplido 10 años, y es el último hijo del multimillonario, padre de otros cuatro (y abuelo de siete nietos) de sus anteriores matrimonios.

Melania es la segunda en ocupar el despacho de consorte sin haber nacido en Estados Unidos, después de la británica Louisa Adams, mujer del expresidente John Quincy Adams (1825-1829). Pero no solo es esta su peculiaridad. Y es que la nueva Primera Dama está más acostumbrada a las pasarelas y las sesiones fotográficas que a los despachos y las reuniones -sus estudios se limitan al primer curso de Arquitectura-, un mundo del que no venía ninguna de sus antecesoras.

Una primera dama envuelta en la polémica

Aunque en general Melania se ha mantenido en un segundo plano bastante discreto durante la campaña de su marido, han sido varias las polémicas en las que se ha visto envuelta. Por un lado, a finales de julio el New York Post rescataba unas fotografías desnuda de la mujer del ya presidente de Estados Unidos tomadas en los 90 que dieron la vuelta al mundo.

Pero la polémica más sonada, y la que más que sus viejos posados como modelo ha hecho que Melania haya optado por la discreción, fue la acusación de plagio durante un discurso ante la Convención Republicana en Cleveland en julio de este año, aparentemente calcado del que ya había pronunciado la ya ex Primera Dama Michelle Obama en septiembre de 2008, en su discurso en la Convención Demócrata de Denver.

La moda llega a la Casa Blanca

Lo que está claro es que una de las zonas que crecerá con la llegada de Melania Trump a la Casa Blanca es el vestidor de la residencia presidencial. Si su antecesora Michelle Obama ha pasado a la historia por su impecable oratoria, su cercanía y su manejo de las redes sociales, también lo ha hecho por su pasión por la moda. Una elegancia que solo puede ser comparable con la sofisticación de Jacqueline Kennedy y que pone el listón muy alto a Melania, quien se caracteriza por un estilo mucho más de alfombra roja que el de la ya ex Primera Dama.

Y es que donde Melania se desenvuelve como pez en el agua es en un photocall o en la alfombra roja de los eventos más 'glamourosos'. Ha sido en estas ocasiones donde hemos podido conocer su estilo atrevido, e incluso explosivo, en el que los vestidos ceñidos y los escotes mandaban. Pero Melania, que veía cerca la Casa Blanca, ha ido a votar con prendas de Balmain y Michael Kors en tonos neutros, abrigo y zapatos camel-nude, vestido blanco. Mucho se ha hablado de cuando Melania viste de blanco: es el color que vestían las sufragistas al manifestarse, es el color que también ha usado mucho Hillary, como ejemplo de feminismo.

Analistas han querido ver en este gesto que es más demócrata, puede ser simplemente un gesto de elegancia y neutralidad y apoyo a las mujeres aunque desde el lado republicano.

Es cierto que ha apostado por los rosas y los fucsias a los largo de la campaña también, pero también ha elegido mucho blanco, mangas largas, cuellos cerrados y faldas a la altura de la rodilla... ¿Un intento de sacar a esa Jackie Kennedy siglo XXI que dice que lleva dentro?

De empresaria 'beauty' a 'First Lady'

Sobre su aspecto se han escrito ríos de tinta. Pero la ex modelo, que quedó en el segundo puesto del concurso Look of The Year en su Eslovenia natal, tiene muy claro su papel. "Traeré de vuelta a Jackie Kennedy a la Casa Blanca", escribía en un post de su cuenta de Instagram hace un año aproximadamente. A sus 46 años tiene muy estudiado cómo maquillarse y peinarse de manera elegante (sin demasiadas estridencias) para ejercer como una First Lady de tintes clásicos. Melania no arriesga: apuesta por básicos eternos que siempre sientan bien, incluso a su belleza poco clásica, de ojos claros y rasgados, casi felinos. Máscara de pestañas, eyeliner negro fino en el párpado superior y sombras ahumadas en tonos grises son su artillería para enmarcarlos sin que intimiden. Realza sus labios, pómulos y nariz a golpe de maquillaje e iluminador, sin utilizar colores fuertes. Quizás porque son precisamente aquellas zonas de su rostro de las que se sospecha que han sufrido algún retoque, aunque el pasado abril declaraba en la edición estadounidense de la revista GQ que su físico no había sufrido ningún cambio, que estaba en cintra del Botox y de las infiltraciones, que su secreto era una vida sana y que ella es "toda ella" gracias a la genética heredada de su madre. Su melena siempre impoluta es otro de sus signos de indentidad, nada de cortársela ni de arriesgar con flequillos.

Melania también intentó una incursión en el mundo de la cosmética. En 2013 recorrió diferentes programas de televisión explicando la que iba a ser su línea de productos con el caviar como ingrediente estrella. El claim rezaba: he creado Melania Skin Care Collection, enriquecida con vitaminas y caviar, para hidratar, reparar y renovar la piel". Tras varias polémicas con New Sunshine, la compañía que se hallaba tras la creación de esta línea, las cremas Melania nunca llegaron a venderse.

Ante todo, madre y esposa

Melania confesaba en una entrevista a Yo Dona que su principal preocupación es ocuparse de su familia, como madre y esposa.. "Me ocupo de nuestro hijo Barron, que tiene nueve años, porque no se lo confío a una niñera. Le enseño que no existe libertad sin responsabilidad, ni derechos sin deberes. Y que el trabajo y el esfuerzo son las cosas más importantes del mundo. En cuanto a mi marido, no necesito acompañarlo en todos sus mítines. Mi preocupación principal es que cuando regrese a casa encuentre un clima de paz y tranquilidad para que pueda recuperarse y continuar este tremendo maratón. Lo esencial, para mí, es que se sienta lo mejor rodeado y lo más protegido posible cuando está en la intimidad familiar. En lo demás, él sabe perfectamente que lo apoyo al cien por cien".

Un papel que ahora tendrá que delegar en cierto modo, ante las nuevas funciones que van asignadas al despacho de Primera Dama en la Casa Blanca. Tendrá que decidir los menús, la intendencia, el personal y otro gran número de detalles que tanto agobiaron a Jackie Kennedy y que quizá no le dejen dedicar tanto tiempo a su familia como afirma hacer ahora.


El Mundo - Yo Dona 

 

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
1764
MÁS SOBRE Espectáculo
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN AM
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN FM
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Copyright 2024 - LV16 Multimedios - Aviso Legal