Pájaro verde de Indochina
Edición del 05 / 02 / 2023
                   
28/10/2014 19:30 hs

Cristina y Dilma hablaron de "consolidar" el Mercosur

Latinoamerica - 28/10/2014 19:30 hs
COMPARTIR EN:                                
istina Kirchner y Dilma Rousseff hablaron ayer casi media hora por teléfono. La presidenta argentina felicitó a su par brasileña, con quien conversó sobre la necesidad de "consolidar el Mercosur y la alianza estratégica de la región".
La Casa Rosada se encargó de difundir esa noticia y fuentes del gabinete aclararon a LA NACION que de ahora en adelante ambas presidentas "seguirán con la misma buena sintonía". Para el Gobierno nada cambiará en el vínculo de la Argentina y Brasil tras el triunfo ajustado de Dilma, más allá de algunos retoques en el modelo económico instaurado en la región.

Sin embargo, tanto en la Cancillería como en la diplomacia brasileña quedó en claro que tras la victoria de Dilma el papel que jugará Brasil en la región no será igual. Muchos apuestan a que la presidenta reforzará el liderazgo de su país en la región, aunque esto le signifique un eventual costo político en su relación con Cristina Kirchner.

Ambas presidentas acordaron ayer que mantendrán una reunión bilateral en la cumbre del G-20 que se hará entre el 15 y el 16 de noviembre en Australia. En ese encuentro de presidentes, Dilma dará un fuerte apoyo a la Argentina por la pelea contra los fondos buitre. Se trata de un compromiso que le había dado la presidenta reelegida de Brasil a Cristina Kirchner hace mucho tiempo, y que concretará.

Pero más allá de ese apoyo puntual y de los gestos de buena voluntad que dio Brasil hacia la Argentina, en la idea de "consolidar" el Mercosur subyace de parte de Dilma la intención de redefinir la alianza regional y apuntalar las negociaciones por un acuerdo de libre comercio del bloque regional con la Unión Europea (UE). Las negociaciones por este acuerdo están estancadas desde hace más de dos años. Y, a pesar de que en la cancillería argentina lo niegan, en Brasil afirman que el freno está puesto por la falta de una oferta de parte de Buenos Aires.

Lo mismo opina la diplomacia de la UE en Bruselas, que hizo innumerables intentos de cerrar un acuerdo unilateral con Brasil en los últimos tiempos y se topó con la negativa de Dilma.

Hay un dato concreto que hace prever un papel más relevante y activo de Brasil en el Mercosur: en enero próximo asumirá la presidencia pro témpore del bloque y así manejará con mayor fuerza la agenda de trabajo hacia el futuro.

"El Mercosur con Dilma está más fuerte y la influencia de Brasil será más importante", dijo ayer a LA NACION un destacado funcionario de la Casa Rosada. Esto implicaría en la práctica que la presidenta imponga una mayor celeridad a las negociaciones con la UE.

En Brasilia, sin embargo, creen que estas negociaciones no serán ahora una prioridad fundamental de Dilma, ya que antes deberá atender la política doméstica para establecer acuerdos con la socialdemocracia de Aécio Neves, que perdió por apenas tres puntos. Desde esta visión, Dilma relegaría para más adelante cualquier nueva estrategia en política exterior.

Sin embargo, con la Argentina Dilma tiene una imperiosa necesidad de establecer lo que muchos analistas internacionales denominan una "redefinición de la agenda bilateral" inmediata. No es para menos: entre enero y septiembre de este año la Argentina tiene un superávit en la balanza comercial con Brasil, cuando en 2011 el país tuvo un déficit de 5000 millones de dólares en esa misma balanza comercial.

Ésta es la queja permanente que recibió Dilma de varios empresarios durante la campaña. "No hay que olvidar que en San Pablo, que es donde se concentra la industria que más comercializa con la Argentina, Dilma perdió las elecciones", indicó a LA NACION Marcelo Elizondo, de la consultora Dirección de Negocios Internacionales.

RECLAMOS

Precisamente, en San Pablo el 64% votó por Aécio, mientras que el 35% lo hizo por Dilma. Es este electorado el que le reclama a la presidenta brasileña una mayor reinserción del país en el mundo y un alejamiento del eje bolivariano que comprenden la Argentina, Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Otro de los temas por los cuales Dilma deberá atender a la Argentina es el de las inversiones de Petrobras en el país. "Durante la campaña electoral hubo muchos cuestionamientos al manejo estatal y la corrupción de Petrobras, y esto generará cambios de Dilma", advirtió un diplomático de Itamaraty. No se prevén modificaciones en ese sentido, pero en Buenos Aires están muy atentos, ya que Petrobras representa para la Argentina un inversor de peso.

En la Casa Rosada vieron con alivio la derrota de Aécio, porque su eventual gobierno hubiera significado un cambio más radical de Brasil en su vínculo con la Argentina. Por lo pronto, el ex candidato socialdemócrata tenía previsto avanzar hacia un eventual acuerdo de libre comercio unilateral entre Brasil y la UE. Esto iba a poner en riesgo la unidad del Mercosur.

Además, Aécio fue un crítico muy duro de los planes de inversión de Petrobras en otros países, entre los que incluía a la Argentina, y cuestionó la relación de dependencia de Dilma con Cristina Kirchner.

Ahora, Dilma deberá escuchar el reclamo interno de los socialdemócratas y, hacia afuera, hacer un equilibrio mayúsculo para no chocar con la Argentina.(LANACION)

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
698
MÁS SOBRE Sucesos
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN AM
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN FM
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Copyright 2023 - LV16 Multimedios - Aviso Legal