Histórica clasificación de Japón a octavos de final
Edición del 02 / 12 / 2022
                   
17/05/2013 18:58 hs

Fuerte condena del Papa a la corrupción y la evasión fiscal

Internacionales - 17/05/2013 18:58 hs
COMPARTIR EN:                                
En su primera intervención sobre la crisis financiera mundial, Francisco llamó a terminar con la "dictadura de la economía sin rostro" y con los desequilibrios; exigió también una reforma ética.
En su primera gran intervención sobre la crisis financiera mundial, el papa Francisco trazó ayer una radiografía implacable de la situación actual, marcada por la "dictadura de la economía" y la falta de ética, y condenó la "corrupción tentacular y la egoísta evasión de impuestos, que asumieron dimensiones mundiales".
 
Con tonos muy duros, el Pontífice denunció la "precariedad cotidiana de consecuencias funestas", el "desequilibrio promovido por la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera".
 
Al reclamar una "reforma financiera que sea ética" y que produzca a su vez una reforma económica que sea saludable para todos, llamó a un cambio de actitud a los dirigentes políticos, para que estén "verdaderamente al servicio del bien común de sus poblaciones".
 
"El Papa ama a todos, ricos y pobres, pero el Papa tiene el deber, en nombre de Cristo, de recordarle al rico que debe ayudar al pobre, respetarlo, promoverlo", clamó. "El Papa exhorta a la solidaridad desinteresada y a un retorno a la ética en favor del hombre en la realidad financiera y económica", pidió.
 
Con su habitual estilo directo y sencillo, Francisco aprovechó la presentación de las cartas credenciales de los embajadores ante la Santa Sede de Kirguizistán, Antigua y Barbuda, Luxemburgo y Botswana, para despacharse con palabras fuertes sobre el actual desorden económico global. Su predecesor, Benedicto XVI, también solía condenar el capitalismo a ultranza, pero lo hacía en términos menos directos.
 
En la Sala Clementina del Palacio Apostólico, el pontífice argentino, que vivió varias crisis económicas en su país y se destacó por su compromiso directo con los pobres y marginados de las villas de Buenos Aires, empezó su discurso asegurando que la humanidad vive un momento decisivo de su historia, por los progresos alcanzados en el campo de la salud, la educación y la comunicación.
 
"Sin embargo, también hay que reconocer que la mayor parte de los hombres y de las mujeres de nuestro tiempo siguen viviendo en una precariedad cotidiana con consecuencias funestas", arrancó.
 
El Papa, de 76 años, habló del aumento de patologías, incluso psicológicas, del miedo y la desesperación en el corazón de muchos, incluso "en los llamados países ricos".
 
"La alegría de vivir disminuye, la indecencia y la violencia aumentan; la pobreza se vuelve más evidente", dijo. "Hay que luchar para vivir y muchas veces para vivir en modo no digno", disparó.
 
Culpó de toda esta situación al "dominio" del dinero, el nuevo ídolo, sobre el hombre y la sociedad.
 
"La crisis que estamos atravesando nos hace olvidar su primer origen, situado en una profunda crisis antropológica, la negación del primado del hombre", sentenció, al hablar de una "dictadura de la economía sin rostro ni objetivo humano".
 
"Hoy el ser humano es considerado él mismo un bien de consumo que se puede usar y tirar", siguió, al mencionar una cultura de lo descartable, a nivel individual y social.
 
"En este contexto, la solidaridad, que es el tesoro de los pobres, muchas veces es considerada contraproducente, contraria a la racionalidad financiera y económica", aseguró.
 
Denunció, por otro lado, que mientras la renta de una minoría crece de manera exponencial, el de la mayoría se debilita. "Este desequilibrio deriva de ideologías que promueven la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera, negando así el derecho de control a los Estados", subrayó.
 
"Se instaura una nueva tiranía invisible, a veces virtual, que impone unilateralmente sus leyes y sus reglas. Además, el endeudamiento y el crédito alejan a los países de su economía real y a los ciudadanos de su poder de compra real. A esto se agregan una corrupción tentacular y una evasión fiscal egoísta que han asumido dimensiones mundiales. La voluntad de potencia y de posesión se ha vuelto sin límites", destacó.
 
El Papa aseguró que detrás de esta actitud se esconde el rechazo a la ética, el rechazo a Dios. "¡Así como la solidaridad, también la ética molesta, porque relativiza el dinero y el poder [...] porque conduce a Dios, que está afuera de las categorías del mercado", fustigó.
 
Las críticas del Papa a la falta de ética también podrían estar dirigidas al propio Vaticano. Su banco, el Instituto para las Obras de Religión (IOR), tiene una historia poco transparente y está bajo investigación en Italia por presunto lavado de dinero. El organismo, de todas formas, hizo avances los últimos años para cambiar esta situación.
 
Francisco llamó además a los expertos y a los gobernantes a considerar las palabras de San Juan Crisóstomo, que decía que "no compartir con los pobres los propios bienes es robarles y sacarles la vida".
 
El Papa reclamó una reforma financiera "que sea ética y que produzca a su vez una reforma económica saludable para todos", a través de un valiente cambio de actitud de los dirigentes políticos.
 
Luego de pedir una "solidaridad desinteresada" y un "retorno a la ética en favor del hombre en la realidad financiera y económica", el ex arzobispo de Buenos Aires concluyó su primer gran discurso sobre la crisis global recordando que la Iglesia Católica, por su parte, trabaja por el desarrollo integral de cada persona.
 
"En este sentido, la Iglesia recuerda que el bien común no debería ser un simple agregado insertado en los programas políticos", dijo, al pedirles finalmente a los gobernantes "estar verdaderamente al servicio del bien común de sus poblaciones".
 
Dos meses intensos
 
Francisco marcó un estilo más cercano a la gente y trajo nuevos aires a la Iglesia y al Vaticano
 
    13 de marzo / Una elección sorpresiva

    El ex cardenal Jorge Bergoglio sorprendió al mundo al convertirse en el primer papa latinoamericano y jesuita. "Buona sera", fueron la primeras palabras del sucesor de Benedicto XVI, que eligió llamarse Francisco por el santo de Asís
 
    14 de marzo / Primeros gestos
    En sus horas iniciales como pontífice, sorprendió con sus gestos: se negó a viajar en limusina, pagó la cuenta de su hotel y pidió volver a los "fundamentos esenciales de la Iglesia"
 
    18 de marzo / Reunión con Cristina
    En un encuentro distendido, la Presidenta le pidió que "intermedie" en el conflicto por las Malvinas
 
19 de marzo / Misa de inauguración
En la misa de su inicio de pontificado, a la que asistieron 34 jefes de Estado, advirtió que "el verdadero poder es el servicio" y marcó una vez más el estilo que tendrá su gestión
 
    23 de marzo / Visita a Benedicto XVI
    En un encuentro histórico, el papa Francisco visitó a su predecesor Benedicto XVI en Castel Gandolfo. "Somos hermanos", dijo Francisco
 
    28 de marzo / Lavado de pies
    Francisco se convirtió en el primer pontífice que les lavó los pies a 12 chicos detenidos, entre los cuales había dos mujeres y también algunos musulmanes, en la ceremonia de Jueves Santo
 
    2 de mayo / Nueva etapa en la Iglesia
    Una nueva era sin precedente se abrió en la Iglesia: dos papas, uno emérito, Benedicto XVI, y uno en funciones, Francisco, comenzaron a convivir en la Ciudad del Vaticano
 
Fuente: La Nación
 

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
1118
MÁS SOBRE Política
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN AM
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN FM
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Copyright 2022 - LV16 Multimedios - Aviso Legal