Luz de arcoíris
Edición del 16 / 09 / 2019
                       
08/11/2013 10:04 hs
Video

Ramón Díaz, ante su momento más vulnerable

Argentina - 08/11/2013 10:04 hs
El escenario cambió: la idolatría del pasado está puesta en observación.
Luego de que los sueños de continuar en la Copa Sudamericana quedaran truncos, el técnico de River, Ramón Díaz, quiso mostrar firmeza. En la práctica de ayer, salió del vestuario con un horizonte oscuro de fondo. Dio uno, dos pasos y, con preocupación, se dio cuenta de los disparos de los fotógrafos y con su estilo le puso palabras a su presente: "Soy riojano, caudillo y tengo huevos". Expresiones para mostrar entereza... Aunque el 6 de noviembre de 2013 reflejó una noche de sensaciones jamás vividas en el Monumental. Allí donde el pueblo riverplatense supo gritar de amor por ese riojano que siempre los transporta a tiempos pasados de gloria, el sentimiento del público sufrió uno de esos impactos que dejan huellas. Nada hizo tanto como esta eliminación ante Lanús para devaluar su imagen como entrenador millonario y meter su figura de lleno en la campaña electoral.

El fastidio de anteanoche comenzó con el gol tempranero de Diego González. Con apenas minutos de juego, los sueños se esfumaron y significó el comienzo de las reprobaciones del público. Porque a River lo quiero lo vengo a alentar en las buenas, y en las malas mucho más, vociferaron segundos después del gol de Santiago Silva. En cuestión de minutos, la gente pasó del aliento a la reprobación. A ver si nos entendemos/ los jugadores y la popular/ ustedes matensé en la cancha/ que acá en la tribuna los vamo a alentar/ ponga más h... ponga más corazón/ porque esto es River, y hay que salir campeón... entonaron con furia. Hasta que hubo un cántico que Ramón Díaz entendió que lo tenía como destinatario. No lo insultaron, pero los dardos se encuadraron en el marco del "Olé, olé, olé, David, David [por Trezeguet y transferido por decisión del entrenador a mitad de año]".

El estado de ánimo de la gente de River cambió de las muestras de apoyo a las de bronca. Los dirigentes, representados en la figura del presidente Daniel Passarella, y los jugadores -sólo el juvenil Kranevitter no sufrió el reclamo- fueron los blancos elegidos para descargar el descontento por la frustración vivida en el único objetivo que estaba en pie en el semestre. Como en otras épocas, una marea de ira se apoderó del hall central del Monumental en la madrugada de ayer y se multiplicó en el pensamiento de los hinchas millonarios. La bronca tuvo su epicentro frente a los ventanales para pedir "que se vayan todos"...

Así como Passarella llegó al final de su mandato con los niveles de aprobación de su gestión muy por debajo de lo que pensaba como para soñar con una posible reelección -sin duda, bajarse de su candidatura antes del partido evitó una convulsión aún mayor-, Ramón Díaz ha disminuido sustancialmente el crédito conseguido en el pasado. Acompañado en el cuerpo técnico por su hijo Emiliano Díaz, el entrenador también es víctima de decisiones como la de morir con sus hombres de confianza (Ferreyra, Bottinelli, Fabbro, Carbonero, Menseguez y Teo Gutiérrez). No hay nada mejor para un mensaje que no penetra en los jugadores que desviar la atención con buenos resultados. Pero ocurre que el fútbol anárquico que practica River quedó "al borde del abismo" (Ponzio dixit) y agotó la paciencia de los más tolerantes. Es otra forma de la crisis del ciclo de Ramón, un DT que está siendo incapaz de transmitirle al plantel un concepto futbolístico. Si un equipo es el reflejo de su entrenador, el rasgo que define a este River es la inexpresividad. Pasó a una escala peor que la de jugar mal: no se sabe qué hacer cuando de salir a jugar se trata, un verdadero suicidio ante un equipo conformado como el de Lanús.




Y sorprende más que un técnico de la magnitud de Ramón Díaz para River concentre a su alrededor el lejano desafío de cumplir los dos años más de contrato que le ofreció Passarella, lapso que pertenece más a la ciencia ficción en medio de la delicada actualidad. Y todo está a referendum de la comisión directiva, una cuestión clave en lo que queda del mandato del Káiser.

Ante la consulta, la posición de Rodolfo D'Onofrio fue la siguiente: "A Ramón hay que brindarle apoyo y continuidad. Tiene nuestro respaldo y apoyo. El es parte del proyecto y, de ganar, tendremos que sentarnos a trabajar en forma conjunta para ver qué refuerzos queremos tener. Nosotros pensamos en Cavenaghi y en D'Alessandro, pero siempre y cuando sean los nombres que el entrenador nos pida". Antonio Caselli, candidato a la presidencia por el Frente Primero River, expresó su apoyo al riojano y lo fundamentó: "Confío en Ramón Diaz, es el técnico más ganador de la historia del club". Y en diálogo con Radio Cooperativa, aclaró: "Hay ciertas incorporaciones que no están a la altura del club. Viajé a Porto Alegre para hablar con D'Alessandro; es difícil, pero no imposible. Y también estamos hablando con el representante de Cavenaghi. Es un hombre que nació en River".

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
425
MÁS SOBRE Deportes
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain