Gran Fuente Prismática
Edición del 25 / 06 / 2019
                       
27/04/2019 20:58 hs

Oro y yo: tuvo un infarto en el Himalaya y su perro fiel lo ayudó a volver a la montaña

Argentina - 27/04/2019 20:58 hs
“Nacho” Lucero es mendocino y estuvo a punto de morir en Katmandú en 2011. Le llevó años recuperar el habla, caminar y volver a escalar. Dice que gracias a su perro callejero salió adelante. 
El guía de montaña Ignacio “Nacho” Lucero (45) sufrió un infarto y un ACV cuando tenía 38 años y estaba a 7.400 metros de altura, en una expedición a Manaslu, la llamada “montaña del espíritu”, en la cordillera del Himalaya. Le llevó varios años recuperar el habla, caminar con normalidad y volver a trabajar.

​Encontró en Oro, su perro mestizo, un compañero inseparable para volver a cumplir su sueño: “El movimiento y el juego fueron fundamentales”, asegura el deportista que, en 40 días, emprenderá una nueva aventura en Pakistán hacia una cumbre de 8.000 metros de altura.

Lucero había llegado a Katmandú, capital de Nepal, en Asia, a principios de septiembre de 2011, para iniciar una expedición al monte Manaslu. El 11 de octubre, tuvo el infarto casi en la cima de la montaña, exigido físicamente por la falta de oxígeno.

Descendió regulando sus pasos para poder sobrevivir: "Caminaba siete pasos y descansaba. Hacía otros siete y volvía a descansar", recuerda. Fue operado en Katmandú, donde le colocaron un stent, cuatro días después del infarto. Permaneció 20 días internado en Nepal hasta que regresó a Mendoza, donde está su casa.

LV16.com |

Dos años después, con ayuda profesional y afectiva, empezó a salir a flote. Volvió a su profesión de guía de montaña y a dar clases como profesor de Lengua y Literatura. “Estaba cerca de entrar en la lista de trasplante de corazón, pero no me caí. Tuve mucha gente que me ayudó, una obra social my buena (la de una universidad pública), un perro fiel que es mi asistente, y volví a escalar montañas”, cuenta.

En junio de este año, irá junto a su perro asistente camino al Himalaya. Viajarán a Pakistán para subir la llamada “montaña de la luz”, Gashembrung II, de 8.035 metros y uno de los 14 picos más altos del mundo.

La vista desde el Gashembrung II

Cuando le ocurrió el infarto, Nacho había alcanzado 39 cumbres. Después de su enfermedad pensó que no iba poder intentarlo de nuevo. Y fue cuando apareció Oro, su perro que tiene 9 años y que fue entrenado para asistirlo. El perro deambulaba por la calle y un día apareció en la puerta de su casa en la localidad de El Challao, en el pie de monte mendocino.

“Una vecina me preguntó si tenía un perro porque, desde hacía un mes, veía a Oro en la puerta de mi casa”, dice Lucero.

De a poco el perro fue tomando confianza con su nuevo dueño y comenzó a realizar actividades, juegos y respondía a los estímulos de entrenamiento de Nacho. “Cuando lo vi preparado para escalar, empezamos a buscar botas especiales, lentes, grampones y elaboramos un protocolo de bienestar animal (con la ayuda de la veterinaria Jennifer Ibarra ) para ascender juntos”, describe.

LV16.com |

Oro es un perro especial y camina o corre junto a Ignacio cuando él anda en bicicleta, patines de nieve o desciende en esquí. “Me empuja y utilizo su fuerza para avanzar. Estamos vinculados, gracias al perro pude volver a trabajar en el Aconcagua”, explica.

Oro también le avisa a su dueño el momento en que debe tomarse una de las siete pastillas de su medicación habitual: “Me pone su pata encima y eso me indica que es la hora de la pastilla”, dice.

Y detalla que cuando van a las montañas, el perro le marca el camino con sus huellas, lo guía cuando se hace la noche y lo alerta cuando viene una tormenta: “Pone las orejas para arriba en señal de peligro”, asegura su dueño.

El perro tiene equipamiento propio y viaja con Ignacio en la cabina del avión, a sus pies o debajo de su asiento cuando se trata de un vuelo de bajo costo. Su aporte es tan importante que el viaje a Paquistán es posible gracias a un sponsor, la marca Björnsoon, que facilita todo el equipamiento de Oro en la montaña: desde sus botas para la nieve hasta la bolsa de dormir para perros.

Al hablar de su recuperación, Nacho dice que la clave fue el movimiento y el juego. “Decidí utilizar estrategias de entrenamiento para el corazón, pero, también, para la cabeza. Tuve una red gigante de profesionales médicos que me ayudaron, mi familia, mis amigos, la universidad, mis exparejas, todos contribuyeron a mi recuperación”, afirma. Y se emociona cuando recuerda que no tenía el dinero para operarse porque su seguro al viajero no cubría la operación, pero la solidaridad de la gente – muchos anónimos- a partir de la colecta internacional que inició su familia, lo salvó.

“Mi panorama era la depresión, pero no me caí”, subraya. La montaña ha sido siempre el escenario de su vida y logró rearmar su empresa Andes & More, donde se encarga de la estrategia y la logística de los ascensos al Aconcagua, con la intención de hacer que la montaña sea más accesible para los que quieren escalar.

Sin embargo, dice que algo cambió en su concepción de la montaña: “Cualquiera puede animarse a escalar, lo importante es ser consciente del descanso”. Y revela que, antes se exigía de más y no sabía planificar el descanso.

Cuando tiene que explicar lo que significa el desafío de volver al Himalaya, Ignacio confiesa que, "primero, hay miedo”. Pero, luego piensa: “La montaña me lastimó, pero me dio todas las herramientas para recuperarme”.

Nacho es soltero y en la actualidad cuenta con el apoyo de su mamá (su papá falleció), cuatro hermanos, cuatro sobrinos y uno más que viene en camino. Quiere agradecer y mostrar a los que lo ayudaron en su hora más dramática que se puede salir. “La vida no se termina con una enfermedad a los 40, los 50 o cuando uno se jubila”. En su casa de Mendoza, abrazado a su perro Oro, que lo sigue a sol y sombra, declama: “Estoy vivo porque después de perder todo, pude pedir ayuda y, con un poco más de esfuerzo, logré mis objetivos”.

Foto portada: Delfo Rodríguez

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
1255
MÁS SOBRE Sociedad
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain