Carretera
Edición del 30 / 01 / 2023
                   
02/12/2022 13:07 hs

Trueno debutó en el Luna Park con clima mundialista y reivindicando el “Nunca Más”

- 02/12/2022 13:07 hs
COMPARTIR EN:                                
Con entradas agotadas, el rapero dio la primera de tres funciones en el Palacio de los Deportes y tuvo de invitados a su novia Nicki Nicole, Dante Spinetta, Peces Raros y Stuart.
“Yo no soy de las personas que se olvidan”, se autodefine Trueno y se acerca a su público caminando por la pasarela frontal anexada al escenario. “A este país intentaron destruirlo. Más de 8 mil desaparecidos hubo en Argentina. Ese fue un momento de mierda para nosotros, Brasil, Paraguay, Chile, Uruguay, Colombia, Ecuador, el Caribe, Norteamérica... Todos los latinoamericanos vivimos la misma realidad, pasamos por las mismas injusticias”, les cuenta, textual.

“Somos el futuro que está orgulloso de que las nuevas generaciones dejen el clasismo afuera, el racismo afuera, las divisiones, cada uno con su orientación sexual, su manera de ser como cada uno quiere...”, propuso después. “Con el orgullo y con las dos pelotas bien puestas: por los 30 mil desaparecidos, por la mierda que pasamos, me cago en Videla, me cago en Massera”, corrige. Luego se calzó un pasamontañas y reveló un buzo estampados con la frase que está por utilizar como remate: “Enfrente de todas las cámaras, que lo vea todo el mundo. A la dictadura, a la represión policial y los milicos... Grabalo bien: ¡Nunca más, hijos de puta!”.

En su debut en el Luna Park, el rapero de 20 años se afianzó en el papel de vocero que él mismo asumió sin pedirle permiso a nadie, puso a ejercitar la memoria y le recordó a quienes quieran escucharlo sobre esa brutal herida que marcó a más de una generación, que todavía duele. Fue el preludio del manifiesto “Tierra Zanta”, acaso el pico emotivo y discursivo no solo del show sino también el de su incipiente obra.

Con un registro que pendula entre el Residente de Calle 13 más solemne y el Víctor Heredia más ortodoxo -está en la grabación original del tema y esta noche su voz reapareció en forma de pista-, Trueno apela al inconsciente colectivo para que aflore ese espíritu difuso que conocemos como “la argentinidad”. Casualmente o no, en el puente rítmico de la canción el público coreó esa melodía que Bersuit Vergarabat inmortalizó en la intro de su “Murguita del sur” (y que su gente transformó en un “fiu, fiu, fiu, ¡Bersuit!”), como pasando la posta de la canción protesta argentina.


Al finalizarla, Trueno volvió a despotricar contra “los milicos y el gatillo fácil” hasta que tres cabezas de tortuga lo agarraron por la espalda y lo arrastraron a su camarín. En la represión también la ligaron su papá Pedro Peligro y su amigo KMI 420, escuderos en las tablas desde que decidió abandonar las batallas de freestyle para escribir canciones. El acting cerró con la vuelta de los tres al escenario, en cuero y magullados, para escupir el hardcore explícito “Fuck el police” y ponerle el pecho con música a estos tiempos violentos. “Mi arma ese el micrófono”, había dicho antes.

Afuera y adentro del Luna, un montón de nenes de 4, 5, 7, 9, 11, 14 años iban y venían de la mano de sus mapadres, vistiendo y luciendo el merchandising del espectáculo, del original y del trucho. ¿Disney on Ice? No, una función del Bien o Mal Tour, basado en el disco que editó este año. Así es el grueso del público de uno de los raperos más escuchados de la actualidad, que después de la triada de Gran Rex con el que coronó el 2021, bajó unas cuadras por Corrientes hasta el Palacio de los Deportes para agrandarse.

Pese a lo histórico del hecho, con la imparable expansión del rap argentino en plena conquista de espacios, el fervor de la multitud era indudablemente mundialista y se tradujo en el “muchachos, ahora nos volvimos a ilusionar” y en la reedición del clásico “el que no salta es un inglés”. “Larga vida al capitán y a la Argentina, papá”, devolvió Trueno después del enésimo “que de la mano de Leo Messi todos la vuelta vamos a dar”.

En Trueno todo es statement. Protegido por un chaleco antibalas, en los primeros dos temas estableció de dónde viene (“Hoop Hoop”, que incluyó on stage el preludio recitado por Pedro Peligro) y quién es él (“Atrevido”). Xeneize desde la cuna, las venas del cuello se le hinchan donde tiene tatuado el puente de La Boca y la mitad de su cabellera rubia luce como mash-up del mechón maradoniano y el flequillo de Martín Palermo.

La enorme pantalla led que le hizo de telón en el inicio se levantó en “Background” para revelar a su big band. Nikko Taranto (batería), Pedro Pasquale (guitarra), Carlos Salas (percusión), Julián Gallo (bajo y sintes), María Armellín y Lolita Fiamma (coros), Augusto Durañona (teclados) y una sección de vientos conformada por Lucas Giré (trompeta), Naza Cácere (trombón), Ezequías Aquino y Christian Terán (saxos), Hernán Martel y Marcelo Schinder (tuba) edificaron la música sobre la que el flow del rapero viajó por sus matices.

”Bien o mal”, “Solo por vos” y “Lo tengo” (originalmente con el estadounidense JID) fueron “para los amantes del boombap”, como introdujo KMI 420. También estuvo el dulce y melancólico con la wonderiana “Hood” y el reggaetonero de boliche en “Un paso” y “Salimo de noche”, grabadas respectivamente con J Balvin y Tiago PZK, a quien Trueno le envío sus correspondientes respetos.

Los invitados también aportaron su color. En contraste con el outfit blanco a lo 2pac de Trueno, Dante Spinetta salió todo de negro para rapear a duo “Sudaka”, de su flamante álbum Mesa dulce. También de oscuro, su novia Nicki Nicole hizo su mitad de la romántica “Mamichula”, producida por el celestino Bizarrap, quien hizo que ambos se vieran las caras por primera vez en su estudio: desde ese día, casi que no se separaron más. El dúo platense Peces Raros apareció para recrear en vivo el remix de “Cicuta”, dejando de relieve las texturas clubberas en la música del nacido como Mateo Palacios, las cuales se extendieron hacia “Cucumelo”. Y también hubo una pizca de freestyle en un ida y vuelta con Stuart, que a diferencia de sus batallas en la FMS, fue en tono amistoso.

Una de las pocas pistas vocales que se escucharon en la noche fue la de Nathy Peluso para la recorrida por las venas abiertas de “Argentina”, la cual volvió a exacerbar el nacionalismo tal como lo entiende y lo asimila esta multitud. Esa ebullición transmutó en el pogo de “Sangría” -esa en la que junto con Wos se plantan como “el nuevo rock & roll”- y derivó en la intensidad de “Tierra Zanta” y “Fuck el police”.

“Después de la catarsis, la celebración”, tiró el rapero para despedirse con su rotundo “Dance Crip”, homenaje tanto a las raíces globales del hip-hop (desde Afrika Bambaataa a Grandmaster Flash) como también a los criollos IKV. “Mami, el vocero soy yo / el mundo entero me oyó”, se plantó por última vez y el baile liberó la tensión redondeando la primera de sus tres noches en el Luna Park. Trueno lo celebró rodeado de su equipo y con una camiseta de Lionel Messi en lo alto como amuleto.

 

Teleshow

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
760

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN AM
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN FM
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Copyright 2023 - LV16 Multimedios - Aviso Legal