Campo de girasoles al atardecer
Edición del 23 / 01 / 2022
                       
06/12/2021 11:52 hs

“Para el amor no hay género y hay que ser padres amorosos”

Río Cuarto - 06/12/2021 11:52 hs
COMPARTIR EN:                                
Mabel Sánchez, abogada, especialista en Derecho de Familia explicó la necesidad primordial del derecho de la niñez. Dijo que durante esta etapa el amor de los padres hacia sus hijos es lo más importante. Escuchá su columna.
 
 
Columna de Mabel
Esta semana se  celebra el  día en que un 10 de diciembre de  1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH). 

Algunos años después, El 20 de noviembre de 1959 se aprobó la Declaración de los Derechos del Niño y ese día, y en el año 1989, la Convención sobre los Derechos del Niño, el tratado internacional más ratificado de la historia.

La Organización Mundial de la Salud define a la adolescencia como el período de crecimiento que se produce después de la niñez y antes de la edad adulta, entre los 10 y 19 años.

Los derechos que otorgan las convenciones a niños /as y adolescentes, no se ve reflejado en la realidad.

En los últimos años el modelo tradicional de familia tuvo un gran cambio producto de los nuevos modelos y formas de relación. Un mayor número   de separaciones y divorcios, que a veces conlleva el  planteo de cómo se forman las relaciones parentales y  filiales después de  la ruptura de pareja.

Y aquí surge la más importante: La garantía de los derechos de los niños a relacionarse adecuadamente con su papá o mamá  y la continuidad de los vínculos afectivos. Los adultos son responsables de situaciones en donde se construyen barreras que obstaculizan la relación del otro padre o madre con sus hijos, a modo de venganza. 

"Detrás de cada una de estas historias, existe una infancia desarrollando sus capacidades progresivas, los vínculos y los modos de relación en esta  etapa son determinantes para la conformación de su identidad y la percepción del mundo que los rodea…”

En el mundo real hay:
Papá y mamá, amorosos y protectores de sus hijos.
Padres abandonicos  totales y madres  amenazadoras.
Padres violentos y madres violentas.
Papás llenos de toda ternura y amor, que se enfrentan con un estereotipo social y judicial de una madre con instinto protector.
Madres que son miles en una sola; capaz de todo sacrificio, para cuidar a sus hijos con amor a pesar de situaciones adversas.
Padres que permiten que violen y abusen a sus pequeños hijos  .Padres que violan y abusan a sus pequeños hijos.
Madres que permiten que violen y violenten a sus pequeños hijos. Madres que violan y violentan a sus pequeños hijos.

Hay de todo y en todos los sectores de la sociedad. Y en el medio una infancia inocente y silenciosa.

A propósito de esta temática tan cercana a todos como es la familia y la intervención judicial y de otras áreas que conforman la multidisciplina necesaria, hay grieta también en relación a posturas extremas.

La filósofa Roxana Kreimer es una crítica feroz de lo que denomina el "feminismo hegemónico" y considera que temas de una relevancia cardinal como la pobreza o la desigualdad” se ubica “muy por detrás de los reclamos feministas.

Roxana Kreimer: “En el caso de Lucio Dupuy, dice que se adoptó un prejuicio sexista en favor de las madres”

“En la Justicia no debería haber una sola perspectiva de género”, dice la autora de “El Patriarcado no existe más”

Desde lo que llama feminismo científico, cuestiona los dogmas feministas de estos tiempos. 

Sostiene que en base a esos dogmas del feminismo hegemónico, “se está formando a toda una generación de abogados en el quebrantamiento de garantías constitucionales como la igualdad ante la ley o el derecho a una legítima defensa”.

Asegura que cada vez más voces  hablan acerca del riesgo de un prejuicio sexista contra los varones en la justicia y en general y de una  tendencia dirigida  “en la pretensión de que las únicas víctimas sean las mujeres” y  sostiene la necesidad de reformar la Ley Micaela (de capacitación obligatoria en género y violencia de género para los agentes de la administración pública) poniendo en su agenda, el contenido del Proyecto de ley Alejo que hace tiempo ingresó en el Congreso de la Nación.

El proyecto de  Ley Alejo, busca cerrar la grieta de géneros, bajo el concepto que no se puede criminalizar presumiendo que la violencia está en el ADN masculino. 

Alejo de 25 años, murió de un  puñal en el corazón por parte de su pareja, Nadia Navarro, de 24 años. Su caso despertó gran polémica acerca de la necesidad de abordar la violencia no solo desde la exclusiva perspectiva de las mujeres.

La Ley Alejo quiere según sus impulsores hacer público que  tanto las mujeres, como los varones, transexuales, transgénero y travestis sufren violencia. Debe protegerse a las víctimas, sin importar su género. 

En los fundamentos se sostiene que se debe  cerrar la grieta de géneros, porque solo si se trabaja juntos se podrá evolucionar y abordar la problemática desde la educación, para terminar con las relaciones tóxicas.

También existen recomendaciones internacionales que establecen que la violencia es bidireccional y exhortan a reconocer a las víctimas masculinas. No puede valer más la palabra de una denunciante solo por su género.

Asociaciones como Infancia Compartida, bajo el lema, no más hijos rehenes, los chicos primeros, denuncian que  abundan denuncias falsas de violencia por motivos de venganza personal.

En Infancia Compartida ponen el foco en las infancias. Son quienes tienen derecho a una Mamá y un Papá de manera igualitaria y equitativa. Dicen…” Queremos juzgados de familia que trabajen con perspectiva de Infancia por sobre toda otra perspectiva. La problemática no distingue de géneros, lugar o clases sociales, es por eso que buscamos visibilizar casos testigos de diverso índole. 

Las infancias tienen el derecho a un sano vínculo con ambos progenitores e impedirlo los impide de su derecho a la identidad, crianza sana y cariñosa, libre de violencias. Eso les daña y lo consideramos maltrato infantil. 

Llevan adelante una campaña con voces conocidas que cuentan su propia historia en primera persona , El periodista  Gastón Recondo y los actores Damián di Santo y Cecilia Dopazo  narran en  una síntesis recuerdos de su infancia.

 “Los dos padres tienen que escuchar lo que dice el hijo”, señala el periodista Gastón Recondo,  “El Juez conmigo no habló nunca. El único momento en el que me habló, fue para decirme la decisión que ya había tomado”.

En la Argentina el cuidado Personal, que antes se llamaba tenencia, es compartido  mientras no existan causas que determinen el pedido de cuidado unipersonal por parte de uno de los progenitores.
Una maraña de pruebas debe darse como paso previo y la verdad que se necesitan profesionales ágiles, con mucha experiencia en niñez y adolescencia a los fines de leer entre líneas la problemática que acusa un niño/a/ adolescente.

Escuchar al niño, niña o adolescente.  No importa la edad  cronológica. Siempre manifestamos con la mirada y gestos lo que no nos animamos a decir con palabras.

Mabel Sánchez - Abogada - Especialista en Derecho de familia - Abogada del niño.

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN AM
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN FM
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Copyright 2022 - LV16 Multimedios - Aviso Legal