La cascada iluminada
Edición del 23 / 04 / 2019
                       
18/03/2019 09:26 hs

Carlos Ríos, el influencer que te enseña a comer: "La verdad está en la lista de ingredientes"

Internacionales - 18/03/2019 09:26 hs
A sus 27 años, este dietista-nutricionista se ha convertido en el azote de la industria de la alimentación, a la que llama 'Matrix', con una guerra declarada a los ultraprocesados, que invaden supermercados y nuestros platos.
"Hola. Tú eres Carlos Ríos ¿verdad? ¿Me puedo hacer una foto contigo?". La escena tiene lugar en el madrileño mercado de La Paz un miércoles por la tarde, y la protagonista es una de los 642.000 seguidores de la cuenta de instagram del gurú del 'realfooding'. Ríos posa con la mejor de sus sonrisas ante la mirada de estupefacción del frutero que tiene al lado, que se pregunta quién será ese chico joven, con gafas y pinta normalita, al que le piden un selfie.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Carlos Ríos (@carlosriosq) el


 
Al chico 'normalito', sin embargo, no le sorprende el 'momento fan' que acaba de vivir. La víspera presentó en un local de la capital su nuevo libro, 'Come comida real' (editorial Paidós). El aforo se llenó en minutos y decenas de personas, jóvenes en su gran mayoría, hicieron más de una hora de cola en la calle para que les firmara un ejemplar y hacerse fotos con él. "Es increíble, no sabes cuánta gente había... Estoy muy agradecido y me siento muy acompañado. Normalmente en el mundo de los influencer triunfan los que hacen moda, humor, los youtubers... pero los que tienen que ver con la alimentación es más raro", señala. Él, con un lenguaje directo, gráfico y sencillo, lo ha conseguido. No hay más que ver su cuenta de instagram, con una media de 2.000 nuevos seguidores al día.

A sus 27 años, este dietista-nutricionista se ha convertido en el azote de la industria de la alimentación, a la que llama 'Matrix', con una guerra declarada a los ultraprocesados, que invaden supermercados y nuestros platos. Él es el creador del movimiento Realfooding, que cada día suma adeptos y que no es otra cosa que la comida real, la de toda la vida, la de las abuelas. La suya, Lala, fue quien le hizo descubrir la comida de verdad.

Su libro está dedicado a ella, a su otra abuela y a su madre, "que son las verdaderas creadoras del Realfooding", cuenta. Carlos ha compaginado los post (suma más de 1.650 publicaciones con consejos, imágenes y recetas de lo que es la comida de verdad) con la escritura del libro, denso y muy documentado, repleto de referencias científicas, que pretende ser una guía "para transformar tu alimentación y tu salud". "En redes sociales digo mucho el qué y el cómo, pero en el libro he querido recoger el por qué", explica. Además, en 'Come comida real' encontraremos consejos prácticos, trucos y recetas para comer saludablemente de forma fácil y rica.

-¿Por qué es tan difícil comer comida real?

-Por el entorno en el que hoy vivimos, perfectamente diseñado para llevarte al consumo de ultraprocesados, que son un negocio de la alimentación con efectos adversos, como las enfermedades crónicas a largo plazo. Los ultraprocesados están por todas partes, tienen muchísimo marketing y publicidad, están fabricados con una serie de ingredientes que son adictivos y llevan tanto tiempo con nosotros que se han normalizado en nuestra sociedad. Si no tienes las herramientas para diferenciarlos, si no te han enseñado cuáles son y por qué tienes que evitarlos, acabarás comiéndolos.

-Claro, pero leer y entender una etiqueta es casi una misión imposible

-Nos lo ponen premeditadamente difícil para saber la verdad. Ponen reclamos con dibujos, regalos, etiquetas de 'bajo en colesterol' o 'alto en fibra', pero la verdad está en la lista de ingredientes y hay evidencias científicas de que los azúcares, las harinas, los aceites refinados, los aditivos y la sal, sobre todo cuando vienen en conjunto, no son saludables. Saber detectar estos ingredientes te hace ser consciente de lo que estás metiendo en tu cuerpo.

-¿Has recibido muchas presiones de Matrix, como llamas a la industria alimentaria?

-El problema es que luchamos contra un negocio multimillonario que tiene muchísimo poder a nivel político, incluso en la ciencia y la educación, para defender sus intereses. Sí he recibido presiones por cómo digo las cosas, de una forma más clara, pero lo que yo digo está argumentado, sé lo que hay detrás. Los ultraprocesados se pueden vender, como el tabaco o el alcohol, pero con toda la información. La gente tiene el derecho a saber que no son sanos, por eso el etiquetado debería regularse. Mi visibilidad es cada vez mayor y señalo marcas, pero no soy más que un visualizador de la lista de ingredientes.Esa visibilidad se intenta ocultar, pero es difícil silenciar la verdad. No se puede poner freno a las redes sociales.

-Hay gente que te ve como una especie de gurú de la alimentación, sobre todo los jóvenes...

-No me gusta la palabra gurú, pero me he dado cuenta de que sí influyo en las decisiones de compra de un gran grupo de población, gente de mi edad, que estaba abandonada.

-¿Caes en la tentación alguna vez?

-Por supuesto que sí, además, lo justifico en el libro. Caer de vez en cuando en la tentación no es malo, si es ocasional, si representa un 10% de nuestra alimentación. Un cumpleaños, una cena de viernes... claro que puedes comer ultraprocesados y no hay que tener remordimientos.

-Si un super quisiera ficharte como asesor nutricional ¿Lo aceptarías?

-Lo aceptaría siempre y cuando tuviera la libertad de seguir señalando esos ultraprocesados. Ojo, yo ayudo a muchos supermercados a vender su comida real y he convertido en virales algunos de sus productos.

-Dime tres alimentos que jamás deberíamos consumir

-Las bebidas azucaradas, porque te puedes beber un litro con decenas de cucharadas de azúcar sin ser consciente. Las galletas: soy detractor de ellas no solo por los ingredientes, sino porque tienen una percepción bastante normalizada en la población, la gente desayuna y merienda galletas y los da a sus hijos como si fueran algo bueno, y no lo son. Por último, los precocinados industrializados, los de calentar y listo. Una pizza industrial o una lasaña industrial, no son nada saludables.

El Mundo 

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain