Los Pingüinos de la Isla Soledad
Edición del 11 / 12 / 2018
                       
10/07/2018 06:44 hs

Bienvenidos a la era de la tecnología desechable (y cara)

- 10/07/2018 06:44 hs
"Una monstruosidad llena de pegamento". Surface Laptop de Microsoft, un portátil con un 0 sobre 10 en su famoso índice de reparabilidad.
Este equipo es el perfecto ejemplo de esa tendencia de los fabricantes a poner barreras a que metamos mano en los productos. Algunos son tan difíciles de reparar que son prácticamente productos desechables de alta gama: si el Surface Laptop se te estropea, Microsoft probablemente lo sustituya por uno que funcione y acabe reciclando lo que pueda del que les mandaste defectuoso.

Haciendo productos cada vez más difíciles de reparar

Hace ya años que asistimos a esa tendencia que está convirtiendo a equipos de sobremesa, portátiles, tablets y smartphones (entre otros) en productos casi imposibles de ampliar o reparar.

Apple fue de las primeras en destacar por la falta de "reparabilidad" de sus productos: sustituir memoria o unidades de almacenamiento en sus portátiles y sobremesas se convirtió en diversos casos en todo un desafío, aunque los propios responsables de iFixit —entre otros muchos— animaban a los usuarios a realizar estas operaciones con la ayuda de herramientas especializadas y de vídeos y tutoriales fotográficos que explicaban el proceso paso por paso.

Apple fue de las primeras en destacar por la falta de "reparabilidad" de sus productos

Otros muchos en la industria han seguido esa tendencia —ni hablamos de las técnicas "cucas" de los fabricantes de impresoras—, y han hecho que ante un problema grave con nuestros dispositivos asistamos a un proceso de reparación en el que estos equipos podrían convertirse (como el Surface Laptop) en productos desechables.

Apple y sus problemas en los últimos tiempos

La empresa de Cupertino que es referente tecnológico con sus iPhone y sus portátiles lleva algún tiempo teniendo problemas serios. No ya por su filosofía cerrada y que hace que sus dispositivos suelan ser complejos de reparar —muchos lo son—, sino por que en los últimos tiempos esas políticas se han vuelto contra ellos.

Ocurrió por ejemplo a finales de 2017 con la polémica del throttling y las baterías de los iPhone 6 y modelos posteriores. Apple acabó disculpándose por el "malentendido" y ofreció un servicio de reparación de baterías que eso sí, dio lugar a nuevas protestas por la fuerte demanda que surgió a partir de dicho descuento.

Algo similar ha ocurrido recientemente con el programa de reparación gratuita para los teclados mariposa del MacBook y el MacBook Pro, que también han ido provocando quejas entre los usuarios por su funcionamiento errático en ciertos escenarios.

A todo se une el hecho de que dispositivos recientes como el HomePod vuelven a confirmar esa obsesión de Apple por no dejar que casi nadie toquetee en sus dispositivos. Los altavoces que aparecieron a la venta en febrero obtuvieron un 1 sobre 10 en el índice de reparabilidad de iFixit, cuyos expertos necesitaron hasta una sierra y un cutter ultrasónico para lograr despiezar este dispositivo. Curiosamente en otros productos como el iPhone X la cosa mejora, y este smartphone logró un sorprendete 6 sobre 10 en el proceso de despiece de iFixit.

Apple no es la única que ha vuelto a incidir en este problema: el Essential Phone obtuvo un 1 sobre 10 en iFixit, y otros más recientes como el Samsung Galaxy S9+ (un 4) o el Huawei P20 Pro (con la misma nota, un 4) demuestran que muchos fabricantes siguen poniendo difícil que usuarios con ganas de reparar sus dispositivos puedan hacerlo.

Afortunadamente hay excepciones, claro. El HP EliteBook 800 G5 demostraba cómo se deberían hacer las cosas en este ámbito hace tan solo unos meses: las posibilidades de ampliación eran sobresalientes, pero también lo era la facilidad de acceso a su interior. Todo un ejemplo a seguir.

El negocio no acaba cuando compras el producto

Esa política de las empresas tecnológicas tiene lógicamente una fuerte motivación económica: solo servicios oficiales o autorizados pueden garantizar la correcta reparación de problemas, aunque para daños "menores" como las célebres pantallas rotas de smartphones al final muchos servicios técnicos son capaces de solucionar el problema. Incluso los usuarios disponen de acceso a repuesto, herramientas y recursos informativos para poder reemplazar ellos mismos las pantallas de sus móviles si tienen algo de paciencia y maña.

Para muchos, no obstante, ese tipo de procesos son demasiado complejos o requieren un tiempo y dedicación de los que no disponen. Ahí es donde los servicios técnicos de las grandes se alimentan de esas barreras de acceso al "háztelo tú mismo" para cobrar al usuario precios de todo tipo por esas operaciones de reparación.

Muchos productos son tan baratos que prácticamente sale más a cuenta comprar uno nuevo
En ocasiones, como decimos, esos servicios técnicos acaban simplemente ofreciéndote un producto nuevo que sustituya al anterior porque la reparación como tal es prácticamente tan costosa (o más) como un nuevo dispositivo. Lo vemos continuamente en otros segmentos de la electrónica en los que los productos son tan baratos que prácticamente sale más a cuenta comprar uno nuevo que tomarse la molestia de reparar el antiguo.

"¿De verdad tengo que perder tiempo en ir a un servicio técnico, esperar días a que me lo reparen y pagar cierta cantidad de dinero para recuperar un aparato que quién sabe cómo funcionará a partir de entonces? Mejor me compro uno nuevo y tiro a la basura el que se me ha estropeado", pensamos prácticamente todos los que nos enfrentamos a esas reparaciones de electrodomésticos y dispositivos tecnológicos.

Cuando reparar acaba siendo un engorro

Esa reflexión tan frecuente hace que reparar un producto se haya convertido en algo incómodo y en muchos casos, hasta poco práctico. Los precios de la tecnología no paran de bajar y en ocasiones que un producto se nos estropee nos puede dar hasta una "buena" excusa para comprar ese móvil o ese portátil al que le habíamos echado el ojo.

El Surface laptop de la imagen "no se puede abrir sin destruirlo", aseguraron los chicos de iFixit tras analizar su reparabilidad.
En productos baratos precisamente esas tareas de reparación eran aún menos llamativas para los usuarios, sobre todo cuando la garantía de esos productos ha expirado. La frenética economía del consumo en la que estamos inmersos —sobre todo ahora que comprar es más cómodo y fácil que nunca— ha hecho difícil resistirse a comprar algo nuevo en lugar de reparar algo usado.

Una de las grandes condenas de esta era es la de que es más fácil comprar algo nuevo que repararlo
Esa tendencia no obstante parece ahora trasladarse cada vez más al segmento de productos electrónicos de gamas medias y altas en los que precisamente esa dificultad que imponen los fabricantes para repararlos nos tienta a dejar de lado esa posibilidad de la reparación. Salvo que como decimos el producto esté en garantía, acudir a un producto nuevo es una posibilidad muy sugerente.

Aquí también influyen esas historias de terror que se oyen de los servicios técnicos —de todo hay, pero como suele ocurrir, es lo malo lo que más fácilmente se propaga en el boca a boca digital—, y el hecho de que los fabricantes quieran controlar todo ese negocio que existe alrededor del acceso a sus productos. La polémica con los tractores de John Deere es un ejemplo más de cómo los productos que compramos son menos nuestros de lo que pensamos.

Esa es una de las grandes condenas de una era en la que parece es más fácil comprar algo nuevo que repararlo. La era de la informática y la tecnología desechable que tiene otro gran efecto colateral: el de esos millones de toneladas de productos electrónicos cuyo reciclaje es realmente complejo y que acaban convirtiéndose en otro de las grandes amenazas al medioambiente.

Todo ello a pesar de la existencia de esfuerzos como el de los FairPhone, esos móviles "con conciencia social" que precisamente están pensados para que podamos repararlos fácilmente y que hacen uso de componentes y materiales "libres de conflicto". Este proyecto demuestra que hay excepciones a la regla, pero eso es precisamente lo triste.

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain