Caballos Camargueses
Edición del 17 / 09 / 2019
                       
26/05/2014 08:38 hs

"No puedo prometer la Copa, pero sí prometo hacer el máximo esfuerzo para traerla"

Argentina - 26/05/2014 08:38 hs
En una entrevista exclusiva, dice que la Selección está en siete puntos. Y aventura sobre las chances en el Mundial: “Si quedamos entre los cuatro primeros, vamos a querer más”.
Sillones Le Corbusier, cortados humeantes y un living que invita a esas charlas que parecen olvidadas en estos tecnológicos tiempos modernos. Como dice el propio Alejandro Sabella, “vivimos en una sociedad distinta. Por un lado, estamos menos conectados; por el otro, uno se encuentra hablando con diez personas a la vez a través del chat del teléfono”. Está aggiornado el técnico de la Selección. No sólo porque -al borde de cumplir 60 años- en su bolsillo guarda un smartphone que consulta de vez en cuando. También, porque debe tener buen feedbackcon ese selecto grupo de jugadores que podrían ser sus hijos. Ahí estáPachorra , sentado en el medio de murales que reflejan a César Menotti, Carlos Bilardo, Alfio Basile, José Pekerman y Sergio Batista, entrenadores campeones en celeste y blanco. Y aunque no lo dice, seguro que, al momento de apoyar la cabeza en la almohada, se ilusiona con formar parte de esa galería. Al menos, en el largo diálogo conClarín, Sabella reconoce que duerme y sueña, a pesar del estrés del cargo.

Tiene claro el peso que soporta sobre su espalda Pachorra : “A veces tenés que tomar decisiones trascendentes y eso te genera tensión. Por ejemplo, la lista. Y una vez que lo hacés, te relajás un poco. Me pasa lo mismo cuando tengo que armar el equipo. Tenés dudas y dilatás la formación, y esa duda te produce estrés, al menos a mí”.

-¿Y dormís bien en esos momentos de definiciones?
-La verdad, en esos instantes uno no duerme muy bien. En general, descanso seis o siete horas diarias. Habitualmente, estaba acostumbrado a dormir la siesta, pero ahora no puedo. A veces, trabajo en La Plata, un poco a la mañana, y después vengo acá, al predio.

-¿Y soñás?
-Todos soñamos. Y, dentro de lo que he leído, se pueden recordar los sueños. ¿Ustedes saben que yo, a veces, los recuerdo? Pero si no lo fijo, al ratito me lo olvidé. Si me preguntás lo último que soñé, ni me acuerdo. Tendría que tener una libretita en la mesita de luz. Me ha pasado de despertarme con alguna idea de una pelota parada o un entrenamiento, sigo durmiendo, y me olvido. Lo mismo me pasa cuando veo una jugada de pelota parada en la tele y digo: “¡Qué bien!”. O me viene una idea, y si no la anoto, me olvido.

-Bueno, el hecho de que haya una base, un equipo de memoria, te ayuda. Es imposible de olvidar.
-Hay una base de memoria, es cierto. Pero tenés que analizar todos los niveles de los jugadores y, por ahí, tenés que hacer una modificación. En general, trato de darle confianza al jugador, que se sienta cómodo. Claro que la confianza no puede ser ilimitada porque, en teoría, entra una falta de competencia y te pasás de un extremo al otro. También hay que pensar en todos los componentes del plantel, brindarle horas de trabajo al que no juega porque, habitualmente, eso es lo que observan los jugadores.

-¿Al que más confianza le diste fue a
Chiquito
Romero? ¿No te casaste demasiado rápido con los tres arqueros?
-Los arqueros son muy parejos y es un puesto en el que se necesita más confianza que en otros. El arquero se tiene que sentir respaldado porque es especial. En los márgenes de acierto y error, me puedo equivocar, pero creo en ellos tres, en sus condiciones y en su aporte en el grupo, que se fue conformando de a poco. Este plantel se parió en Barranquilla; por eso, les pedí disculpas a todos los que formaron parte de esta etapa y han quedado afuera. Especialmente, a (Nicolás) Burdisso, Clemente (Rodríguez), el Chavo (Desábato), el Chapu (Braña), Guiñazú, Sebastián Domínguez, quien fue el capitán contra Uruguay y en el Torneo de las Américas; a todos.

-¿Hay una mesa chica en la Selección encabezada por Messi, Agüero, Higuaín y Mascherano?
-El líder es el capitán, que es Messi, y todos están detrás de él. Se acepta que es nuestra bandera, nuestra referencia. Hay muchos chicos que jugaron juntos en los juveniles. Si repasás los campeones olímpicos, hay ocho jugadores. Existe una buena relación por cuestiones naturales del fútbol, lo que no quiere decir que la afinidad de unos sea distancia con otros. Acá se llevan muy bien todos, es una de las cosas que se respira en el vestuario, hay una gran sobremesa.

-La formación de un grupo es complicada. Es algo en lo que hacés mucho hincapié. ¿Es tan importante como la táctica?
-El fútbol es un juego de conjunto, se juega en equipo y, más allá de las cuestiones técnicas y tácticas, tenemos que priorizar una situación: usar el nosotros en lugar del yo ; tratar de ofrecerle al compañero lo mejor de uno; hablar en plural, no en singular. Si tenés 23 jugadores y cada uno recibe lo mejor de 22, se va formando un círculo virtuoso. A eso apunto.

-¿No creés que te falta un caudillo del estilo de Passarella o de Ruggeri, especialmente atrás?
-Los liderazgos escasean en el fútbol y en la vida. Esta es una sociedad distinta, se maneja todo a través del teléfono, de las redes sociales, casi sin mirarse a los ojos… Es otro tipo de relación. Es más, en un fútbol exportador como el argentino, tiene que haber un líder y un grupo, capaz que el líder sigue, pero va cambiando el grupo y ese líder no tiene la misma llegada… Es muy difícil. Ahora, el jugador es más individualista y es complicado el sentido de pertenencia. Creo más en un trabajo de equipo que en liderazgos. Por otro lado, tenés caudillos que nacen espontáneamente, ya sea por personalidad, por jerarquía o por ambas cosas.

-En ese sentido, ¿la presencia de Demichelis puede resultar lo que estabas buscando, un jugador con voz de mando?
-Tuvo una temporada muy buena en Manchester City; es un jugador que habla, tenemos que ver la edad de los jugadores para equilibrarla. La lista no está definida. De repente, tenés una línea con jugadores más grandes, todo tiene que ver con el hilado finito.

-Alguno puede decir que ésta es la Selección de Estudiantes ...
-Cuando estaba en Estudiantes, Andújar era el mejor arquero. Lo mismo, Orion. Por Sosa se les caía la baba en Europa. A Enzo Pérez, todos lo querían. Después, van afuera, compiten en otro nivel y se les hace más difícil. Fernández, Rojo... En fin, los cuatro defensores, a nivel individual, tuvieron una gran temporada. No veo mejores jugadores.

-¿En el fútbol local no encontraste respuestas?
-Pratto, Zárate, Goltz, a todos los que me puedan nombrar los tuve en observación. Pero me decidí por éstos. No sé si son los mejores, pero están los que me gustan a mí.

-Hablemos de lo estrictamente futbolístico, más allá de la relación entre los jugadores, ¿cómo debería ser el equipo que vos querés?
-Hay dos cosas que me molestan: que el equipo contrario te llegue fácil a la línea de cuatro y no tener capacidad para dañar . Porque así te entran el utilero, el presidente, todos. Lo más difícil es tener esos jugadores que en los últimos 30 metros te definen el partido. Nosotros los tenemos; ahora, lo que hay que buscar es el equilibrio.

-¿No ves dos equipos en uno? Uno que ataca y es implacable, y otro que defiende y tiene problemas.
-Lo que pasa es que tiene que ver con las potencialidades. Por empezar, no hay ningún defensor que se sienta menoscabado porque digan que los delanteros son mejores que ellos. Lo que tenemos que buscar es ser más equilibrados para que la defensa sufra menos.

-Cuesta mucho el retroceso.
-En el fútbol siempre se habla de lo costosas que son las pérdidas. En todos los deportes. En el basquet, en el rugby… Bielsa decía que no se puede atacar bien si se defiende mal. Un ejemplo, si recuperás muy atrás la pelota y no tenés jugadores para el contraataque, también es difícil atacar.

-¿Cuántos puntos le pondrías hoy a tu Selección?
-No evado la pregunta, pero recién vamos a tener el equipo casi completo el lunes (hoy). Muchos terminaron de jugar el 11, otros el 18, van a llegar con un mes inactivos. Por un lado, es bueno, pero por otro lado, te quita tiempo de trabajo. Creo que estamos en los 7 puntos. Hay que solidificar ese puntaje y elevarlo lo más arriba posible.

-Messi le firmó al dueño de un bar en Rosario que iba a traer la Copa. ¿Vos podés prometer lo mismo?
-No puedo prometer la Copa, pero sí prometo hacer el máximo esfuerzo para traerla.

-Ahora, si no superás los cuartos de final es más de lo mismo.
-Pensamos quedar entre los primeros cuatro. Y si llegamos a esa instancia, vamos a querer más. Después, veremos el balance, pero hay que superar lo que hicimos en los últimos Mundiales.

-Con la llegada de los jugadores a Ezeiza, ¿ya empezó el Mundial?
-El Mundial empezó contra Chile en River. Sin Eliminatorias, no hay Mundial. Estamos en la recta final y tenemos mucha ilusión. Soy un hombre de fe.
Fuente:Clarin

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
290
MÁS SOBRE Deportes
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain