En la cima
Edición del 29 / 05 / 2020
                       
04/05/2013 17:40 hs

Las cinco claves para tener vacas de alta producción

Argentina - 04/05/2013 17:40 hs
Los tambos de alta productividad individual de los grupos CREA trabajan en la genética, la recría de vaquillonas, las vacas posparto, el confort y la alimentación
Estamos creciendo como productores de leche y hemos avanzado en muchos casos hacia planteos que hace un tiempo parecían utópicos para Argentina, pero ahora se ven entre nuestros pares y han llegado para quedarse: los tambos de alta producción individual.

Buena parte de la leche que producimos proviene de tierra con capacidad agrícola y la competencia por la tierra va llevando a ésas empresas a planteos más intensivos.

Lo primero que debiéramos definir es el concepto de alta producción individual. Siempre nos referimos a los promedios de 40-45 litros de nuestros amigos del norte. Pero hay algunas cosas que debemos considerar al tratar de compararnos. Por ejemplo ellos usan el triple ordeño y en buena proporción la hormona de crecimiento bovina (BST) para alcanzar esas producciones. En sistemas de dos ordeños y sin usar la hormona de crecimiento estimamos que una producción equivalente a esos 40-45 litros norteamericanos serían 32-37 litros por vaca diarios para nuestro medio.

Los que obtienen alta producción individual con sus vacas no tienen una receta mágica en sus comederos. Haciendo un análisis de los tambos que logran alta productividad individual en la muestra de tambos de los grupos CREA hemos observado que son establecimientos "que hacen todo bien" (entre las cosas que hacen bien está la nutrición obviamente). Para lograr un rodeo de alta producción debemos implementar un sistema de alta producción.

Las empresas que se organizan para obtener sistemas de alta productividad vienen trabajando en 5 aspectos clave y son:

Selección genética: por un lado se trabaja para obtener un rodeo de vacas con ubres bien completas y parejas. Por otro lado, se ejerce presión de selección segregando aquellos animales genéticamente inferiores.
Recría de vaquillonas: una vaquillona debe parir con 85-90% del peso adulto para la raza. El peso adulto es el de una vaca al mes de parida. En mediciones de algunos campos hemos obtenido un valor medio de 630 kg/vaca de más de 2 lactancias al mes de parida. En éstos casos las vaquillonas deben parir con 550 kg si es que pretendemos que produzcan bien.
Las vaquillonas suelen ser el 25 al 30% del rodeo en ordeño por lo que su incidencia en el promedio general es grande y bien distinta si producen 25 o 18 litros diarios.

También es importante observar una evolución adecuada del desarrollo de las terneras en los primeros 10 meses de vida pues allí se define la conformación de la capacidad de producir leche que tendrá la glándula mamaria. El promedio nacional es 31 meses de edad al 1er parto y 17,5 lt/día.

Período de transición : éste tal vez sea el asunto de mayor interés por avanzar entre los tambos de punta. Se sabe que en éste período el animal está expuesto a un estrés enorme por el parto reciente, los cambios nutricionales y grupales. Por ello el 75% de las muertes de vacas que experimenta un tambo, se produce en ésta etapa (20 días antes y 20 días después del parto). Pero hay un grupo de vacas que si bien no se mueren producen poco, pues presentan varias enfermedades metabólicas que afectan su producción. Hemos medido 1400 litros de diferencia entre la producción de las vacas sanas del tercio superior versus las vacas con alguna patología del tercio inferior de producción en los primeros 120 días de lactancia. La clave pasa por detectar tempranamente conductas y estados anormales para poder tratarlas antes que sea tarde.
Buscando una vaca potencialmente enferma se debe observar la actitud, el apetito, orejas, ojos, respiración, flujo, bosta, llenado de ubre y temperatura. Si alguna de las anteriores fuere anormal la presencia de fiebre (temperatura rectal superior a 39,5 °C tomado a la mañana) es determinante en el tratamiento a realizar.

Confort animal: éste es un tema también clave en los sistemas de alta producción. El estrés calórico, las instalaciones mal diseñadas (de ordeñe o de alimentación), las calles sin mantenimiento, con pozos, cascotes, presencia de perros, barro, palos, gritos, etc conspiran severamente contra la productividad animal.
Alimentación de calidad : después de todo lo mencionado llegamos finalmente al rumen.
Por el lado de la nutrición señalamos la importancia de suministrar alimentos de muy buena calidad. Esto es un tema para un artículo aparte, pero debemos hacer análisis y trabajar para que las vacas coman el mejor alimento que se pueda dar.

Pero no se trata solamente de los comederos, del rumen. Hay que obtener un sistema de alimentación de calidad también.

Trabajan con grupos de vacas de requerimientos similares, grupo de vaquillonas y vacas frescas, disponer de suficiente espacio de comederos para los animales de cada grupo, disponer de agua limpia, abundante y fresca. Todo esto hace a una alimentación de calidad.

Fuente: La Nación

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain