25 de Mayo y el Cabildo
Edición del 25 / 05 / 2019
                       
15/05/2019 17:39 hs

Un caso único: por primera vez logran separar a siamesas unidas por el hígado y los intestinos

Internacionales - 15/05/2019 17:39 hs
Fue en Croacia. Es el primer caso en el que los dos bebés sobreviven a una operación de esta complejidad. Kristina y Valentina Tambolas pasan a la historia de la medicina. 
Un equipo de catorce médicos del hospital Rebro de Zagreb, Croacia, logró un hito médico: separar con éxito a gemelas siamesas que estaban unidas por un sólo hígado y los intestinos. 

"Es el segundo caso del mundo de separación de gemelos siameses en una situación clínica tan compleja y el primer caso en que ambos gemelos sobrevivieron", declaró este miércoles el director del hospital, Ante Corusic, en una conferencia de prensa en Zagreb.

Las bebés, Kristina y Valentina Tambolas, de cuatro meses, están estables. En los próximos días deberán ser sometidas a algunas intervenciones, de baja complejidad, antes de recibir el alta. Y deberán realizarles extracciones de sangre periódicas para analizar cómo evolucionan. "Es que los órganos que eran para una persona fueron 'rediseñados' para dos", detalló Corusic.

Siete de los médicos que intervinieron en esta hazaña son cirujanos. El resto, jefes de anestesia, laboratorio y clínica general. Son los mejores en sus especialidades. La operación fue este sábado y duró 15 horas.

Las bebas, que ahora tienen cuatro meses, nacieron prematuramente, a las 33 semanas.

"Fue un shock cuando nos dijeron que eran gemelas. Después fue otro shock cuando nos enteramos de que eran siamesas. Eso fue en la ecografía durante el tercer mes de embarazo", dijo Marija Tambolas, madre de Kristina y Valentine. Entrevistada en el hospital por el diario croata Jutarnji List, aseguró que "fue la peor pesadilla". Siempre junto a su marido Petru, narró cómo fueron sus días posparto.

"En un momento me dijeron que quizás un aborto sería lo mejor. Pero gracias a Dios seguimos adelante, esperanzados por los médicos. Necesitamos varios días antes de contarles a nuestros amigos más cercanos lo que estaba sucediendo. Estábamos confundidos. No sabíamos cómo decirles, y cuando les dijimos también quedaron en shock. Al principio ni siquiera entendieron", recuerda la joven de 25 años, que tuvo una nena y un nene previos a las siamesas. 

A fuerza de respiradores artificiales y medicinas, los médicos lucharon durante seis semanas para mantenerlas con vida antes de decidirse a operar.

"Tenían el síndrome de transfusión gemela", es decir, problemas con la circulación sanguínea y el funcionamiento cardíaco y renal, explicó la doctora Ruza Grizelj.

Una de las bebas, con la circulación comprometida, sufría hipotensión y no podía orinar, mientras que la otra, sobrecargada, tenía hipertensión y sus riñones y corazón estaban expuestos a un trabajo excesivo.

Los médicos tuvieron que separar en dos el tórax de las gemelas, así como el hígado y los intestinos. Desde el duodeno hasta el final del intestino delgado. 

El antecedente exitoso más similar, pero no con la misma complejidad, es de 2018. Dos gemelas siamesas de Bután fueron separadas en una delicada cirugía realizada en un hospital de Melbourne, Australia. Los médicos debieron dividir el hígado y reconstruir los abdómenes de las nenas. Ni el tórax ni los intestinos. En ese momento las siamesas tenían 15 meses.

En el caso croata, el hepatólogo Danko Mikulic admitió que, antes de la operación, su equipo estaba "muy preocupado" porque no podían estar seguros de cómo se iba a desarrollar "la circulación entre las dos partes del hígado".

La cuestión era conseguir que, a diferencia del estado anormal hasta entonces, la primera de las gemelas dejara sin problemas de "trabajar" para la otra (bombeando para su circulación, corazón, riñones), y que ésta última "asumiera sus propias funciones por sí misma", precisó.

Otra premisa de la delicada intervención quirúrgica fue reducir al máximo la pérdida de sangre para no empeorar aún más el estado delicado de las niñas, que en el momento de la operación apenas pesaban 4,5 kilos entre las dos. "Todo pasó de la mejor forma posible", cerró Mikulic.

Según el último parte médico, Kristina y Valentina "están progresando según lo previsto". Sus padres expresaron lo mismo pero de una manera más cálida. "Las bebas se ríen, lloran cuando necesitan algo y esperan la sonrisa de mamá y papá. Están muy bien".

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
1174
AVISO

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain