¡Me verás si quiero!
Edición del 22 / 07 / 2024
                   
23/06/2024 18:29 hs
Extraordinaria puesta 360º

Detonador de suelos: La Renga brindó un concierto demoledor que hizo temblar el estadio Kempes

- 23/06/2024 18:29 hs
COMPARTIR EN:                                

El histórico grupo deleitó a las más de 55 mil almas que llegaron a Córdoba desde distintos puntos del país.

Mucha expectativa generó una nueva visita de La Renga al estadio Mario Alberto Kempes. “Los mismos de siempre” coparon el recinto y llegaron desde distintos puntos del país para presenciar un recital tan potente como demoledor.

El grupo de Gustavo “Chizzo” Nápoli, Gabriel “Tete” Iglesias, Jorge “Tanque” Iglesias y Manuel Varela, retomó la ruta y llegó a Córdoba tras los dos conciertos del mes pasado en La Plata.

Con una puesta en escena descomunal, la banda ofreció una vista panorámica desde los cuatro sectores del estadio, acompañada también de un sonido fuerte y envolvente que retumbaba en el pecho de las más de 55 mil personas que asistieron.

El escenario se montó como un monstruo en el centro del campo de juego y a excepción de Tanque, que tocó la batería girando sobre el eje, el resto de los músicos se movió durante todo el show por cada lado del rectángulo.

Justo allí fue donde latió el suelo: si un pogo de La Renga frente al escenario es implacable, esta vez fueron cuatro y al mismo tiempo. Durante casi 3 horas.

El clima festivo se apoderó de la noche y tanto Chizzo como sus compañeros, fueron directos y al grano. Hubo alguna arenga divertida, un momento homenaje a los fallecidos Nacho Smilari y Javier Martínez y canciones para poguear, al palo.

Somos los mismos de siempre

Si bien, desde el jueves comenzaron a llegar los primeros micros de larga distancia, “Los mismos de siempre” inundaron las inmediaciones del estadio y sus alrededores en el mediodía del sábado. Por supuesto, la previa estuvo repleta de asado, vino, fernet y demás bebidas alcohólicas.

El día se presentó soleado y agradable, así que afortunadamente el clima acompañó hasta el final. Cuando a las 18 se abrieron las puertas, afuera la gente se seguía encontrando; conociendo y compartiendo.

La fiesta popular continuó adentro; a las 19 comenzó 4 al hilo, la banda liderada por Fran Ronchetti. Los cordobeses lanzaron una grata sorpresa sobre el fin de la presentación: invitaron a “Semilla” Bucciarelli para tocar Ji ji ji. El histórico bajista de Los Redondos volvió a tocar en el estadio que atestiguó el fin de Patricio Rey.

El inicio de La Renga estaba pautado a las 21 puntual, sin embargo, a esa hora había mucha gente afuera y el comienzo se demoró.
 
Elefantes Pogueando

Con una pasarela simulando una autopista, a las 21.40 subieron al escenario a bordo de la motocicleta comandada por Chizzo. Rápidamente tomaron sus instrumentos y un grito ensordecedor acompañó los primeros acordes de Buena ruta, hermano, tema que pertenece al soundtrack de su película documental.

Como estaba previsto, la explosión sucedió en el centro del campo de juego, sitio donde se ubicó la extraordinaria estructura con la puesta 360° realizada en esta gira. Definitivamente, el sonido y las visuales se pudieron disfrutar desde cualquier lugar.

La banda continuó su avasallante presentación con temas bien ruteros: Motoralmaisangre y Corazón fugitivo. “¡Buenas noches, Córdoba!”, gritó el cantante y continuaron con Buena pipa, A tu lado y A la carga mi rocanrol.

Desde la platea Ardiles se podía ver la manera en la que los cuatro frentes saltaban al mismo tiempo. Tras una breve (y necesaria) pausa, Chizzo aprovechó para acomodar la correa de su guitarra. Mientras tanto, le agradeció a su gente e introdujo un homenaje para “los pioneros”.

“Se nos fue nuestro amigo Nacho Smilari. Afortunadamente, lo tuvimos tocando con nosotros hace poco. También, unos días antes, había partido Javier Martínez, otra leyenda inmortal”, dijo, mirando de frente a su público.

“Parece que los muchachos están preparando un gran concierto allá en el cielo, junto con Pappo y Spinetta. Así que Nacho: ¡que tengas buen viaje y buen reencuentro con tus amigos!”, expresó, antes de dedicarles Detonador de sueños.

El hard rock arrollador siguió con: Destino ciudad futura y Ese lugar de ninguna parte. Esta última, también publicada en el soundtrack de Totalmente poseídos. La torre de pantallas mostraba las imágenes de La Renga viajando en moto por las rutas argentinas, extraídas del documental.

Tete Iglesias fue el que más corrió y recorrió el escenario. De la mano de su bajo y de sus saltos, la gente se contagiaba y lo aplaudía cada vez que se acercaba a algún sector. De su rostro se reflejaba el disfrute total.

Cuándo vendrán, Bien alto, El ojo del huracán y El monstruo que crece promediaron la hora de show. Como se mencionó arriba, La Renga fue directo y a fondo.

De mucha ayuda fueron las pantallas y las visuales que decoraban la escenografía. Más que nada para dar una imagen nítida de Tanque, quien quedó casi escondido en el centro. 

Es para destacar las imágenes que se mostraron: desde extractos del documental hasta dibujos relacionados a la banda, como la portada de Despedazado por mil partes o los cascos de motos en una calavera, también dragones y caricaturas relacionadas al grupo.

Por otro lado, la disposición del estadio ofreció comodidad para movilizarse y no hubo una sustancial demora para ir al baño o comprar alguna bebida en las barras.

Muy alegres, presentaron a las “Cucarachas de bronce”; músicos de vientos para acompañar el saxo de Manu Varela en otra seguidilla rutera: La vida, las mismas calles, Motorock, Desde la banquina y Lo frágil de la locura.

“¡Canten, culiados!”, bromeó Chizzo, a lo McCartney. Frase que repitió en varios momentos. Recién allí, promediando la segunda hora y tras el final de una canción que habla del daño y la pobreza en los pueblos, el público de La Renga gritó en contra del gobierno. “El que no salta votó a Milei” y “La patria no se vende”, fueron las consignas que se escucharon mayormente en la Gasparini y en el campo.

Por su parte, nadie de La Renga hizo algún comentario con connotaciones políticas. Tal vez, Chizzo lo hizo indirectamente cuando antes de tocar Veneno, insinuó con la intoxicación masiva que sufrió su staff en los conciertos de La Plata. “Amigos y amigas, alguien nos quiso envenenar. Eso está muy mal”, enfatizó.

En seguida, no faltaron los clásicos de los primeros años: El rey de la triste felicidad, El mambo de la botella, El juicio del ganso y En el baldío. Tras dos versiones intensas de Oscuro diamante y La Razón que te demora, se bajaron del escenario al grito de “¡gracias, Córdoba!”.

Yo soy el león

En la previa del recital, “Los mismos de siempre” renegaron de la canción que se apropió el presidente, Javier Milei. “No va con el espíritu de la banda”, “Está bien que le guste, pero la canta y da verguenza” y “La Renga ya se expresó sobre el tema y cae de maduro que esto no les gusta”, fueron algunos de los testimonios recogidos por La Voz cuando se preguntó sobre Panic show.

Al regreso para los bises, Chizzó lanzó el rugido de león y cantó el polémico tema. Pero no expresó nada más. Abajo el público disfrutó igual y retomó el cantito de “La patria no se vende” en el final.

A minutos de la medianoche, invitó al coro de escuelas de San Marcos Sud y un grupo de niños y niñas cantaron y poguearon El revelde. “Gracias al profesor Ramiro Lezcano, es un capo. Un aplauso para él”, agradeció el líder y valoró el trabajo artístico que realizaron en contra de los agrotóxicos.

Los niños se fueron corriendo y llegó El final es en donde partí para terminar de derribar lo que quedaba de pie.
“Nos vamos como siempre... ¡hablando de la libertad!”, gritó el cantante y guitarrista antes de interpretar la canción con la que finalizan cada uno de sus recitales.

Ramiro Lezcano y su coro de escuelas de San Marcos Sud acompañaron a La Renga en "El Revelde".

Todo salió impecable. La puesta en escena 360° estuvo a la altura y fue el monstruo que contuvo la furia de la bestia rock. Innovando con este tipo de escenografías y con canciones al palo, la banda más convocante del país sigue demostrando que el rocanrol no morirá jamás.


La Voz

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
478
MÁS SOBRE Variedades
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN AM
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN FM
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Copyright 2024 - LV16 Multimedios - Aviso Legal