Painted Lady in the Garden
Edición del 26 / 10 / 2021
                       
22/09/2021 14:00 hs

La radio que yo viví

Río Cuarto - 22/09/2021 14:00 hs
COMPARTIR EN:                                
El histórico periodista de Radio Río Cuarto Hugo Juan Cardinalli hace un repaso de su paso por la emisora donde se caracterizó por su análisis de la política internacional, sus columnas sobre temas de interés y el humor del que también fue parte. 
Los 49 años que trabajé en la radio fueron mi vida en forma total. Ingresé en 1969 en calidad  de "aprendiz ad honorem" o "practicante" como se decía entonces, sin cumplir horarios, contando con 16 años y con la autorización del flamante permisionario de LV16, Carlos Hugo Biset y de su Director Alejandro González Llouise.
 
Allí conocí a todos los que hicieron la vieja radio con la premisa como decía Biset "de hacer la mejor del interior del país" y honestamente lo fuimos con un plantel profesional de 92 empleados en el total de secciones.

Empecé en el informativo dirigido por entonces por Juan Podoroska, y donde ejercían su labor de periodistas, Nicolás Florio, Aldo Casero, Alberto Crettón, Teobaldo (Tito) Acosta, Oscar Casari, Enrique Laner, entre otros, que me enseñaron la profesión y se me abrió un mundo insospechado.

Entre idas y venidas, remando y remando, quedé en calidad de "periodista efectivo en planta permanente" en 1980 y allí comienza otra etapa de mi vida periodística y laboral, como ya de dije "mi vida en forma total".

Como siempre amé la cultura, la ciencia y fui un apasionado de la política internacional, un día Marcelo Arbillaga me propuso para su programa matinal de "La Vuelta del Perro" que le hiciera dos comentarios por semana, uno sobre política mundial y otro sobre novedades de ciencia. Los comentarios comenzaron a ser auspiciados por firmas líderes y se transformaron en un diario de lunes a viernes durante 17 años ininterrumpidos.

Allí desarrollé toda la gama del saber humano y con pensamiento propio en mi análisis de política internacional, siempre con el criterio de hacer pedagogía de lo que pasaba en el mundo y debo decir que en 17 años nunca nadie me lo reprochó.

Durante muchos años investigué proyectos para el desarrollo de Río Cuarto como una Estación Multimodal de Cargas a la que luego añadí la figura del Puerto Seco, lo que fue aprobado en el último Plan Estratégico de la ciudad.

También investigué la posibilidad de convertir el viejo y monumental Hospital en una Facultad de Medicina o una Universidad Médica, como fue el caso de Villa María, pero para aquello hubo una propuesta nacional y para la de acá no. También gestioné para un Banco de Sangre y Cédulas Madres junto a la dirigente Marisa Arias. Tampoco se pudo. Desarrollé la idea de llevar adelante un Parque Científico y Tecnológico en donde están las ruinas de la gran Oleaginosa Río Cuarto creada por el pionero industrial Joaquín Crisol, cuya vida investigué consiguiendo material exclusivo que me suministró su familia que no vive aquí.

En otro orden llevé adelante un ciclo al que pomposamente denominé "Los nuevos Próceres de la Patria", con investigación propia y sobre el cual Marcelo me propuso hacer un libro y me negué.

Al año siguiente nos ganaron de mano y por un canal de cable porteño conducido por una prestigiosa periodista sacaron un programa de igual temática con mucho material que habíamos divulgado por internet. Inocentemente creo que fue obra de la casualidad.

En ese ciclo expuse sobre muchos mitos de la historia algunos de los cuales hasta hoy nadie habla. Por ejemplo el origen indígena de San Martín en Misiones, o del hijo varón que engendró en Ecuador y reconoció a su vez tuvo una descendencia de otros cinco hijos y cuya genealogía sigue hasta hoy. Otro mito, que al volver a Europa hubiera sido pobre o muerto pobre, cuando por esa época San Martín fue administrador, albacea testamentario y tutor de los hijos del hombre más rico del mundo de aquellos tiempos.

Y ya que hablamos del Padre de la Patria, yo desarrollé la historia del Patriarca de la Patria, auténticamente criollo (el único en América) en la España colonial del 1600: Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias), sepultado hasta hoy en suelo argentino, en Cayastá.

También determiné a "Los nuevos Padres de la Patria" más contemporáneos a nosotros en el tiempo en las figuras de los generales Enrique P. Mosconi y Manuel Nicolás Savio exponiendo ampliamente sus vidas y obras. Y también otras figuras desconocidas u olvidadas hasta hoy, como la del pionero de la industria automotriz nacional; Horacio Anasagasti, los impulsores primigenios de la mecanización agrícola como la familia de Otto Krause, Juan y Emilio Senor y Alfredo Rotania, padres de la industria de la maquinaria agrícola que hoy conocemos. Y muchos otros grandes: Cecilia Grierson, Ladislao Biro, todas las "Miss Mary" maestras norteamericanas que trajo Sarmiento que formaron el ADN del magisterio argentino, que aún hoy sigue siendo modelo en Latinoamérica y a las cuales no se les cumplió ninguna promesa (como buenos argentinos que siempre hemos sido), murieron lejos de su tierra y creo que nunca se les rindió el debido homenaje porque parece que a los maestros argentinos les da pudor decir que descienden genéticamente de la formación de la enseñanza norteamericana. Y muchos otros "nuevos próceres".

Otro hito en mi vida periodística fue cuando en 2005 cubrí La Cumbre de las Américas en Mar del Plata y a la que asistieron todos los presidentes de naciones del continente, entre ellos el estadounidense George Bush II que tenía su proyecto del ALCA (Alianza de  Libre Comercio de las Américas) y para el cual el presidente venezolano Hugo Chávez y el líder boliviano Evo Morales organizaron una contracumbre en el estadio mundialista marplatense. Allí tuve la oportunidad de entrevistar en forma exclusiva al propio Evo Morales, pero también entrevisté con muy buenas notas a los mandatarios Vicente Fox de México, Ricardo Lagos de Chile y al Canciller de Lula Da Silva de Brasil; Ulyses Guimaraes. 

Por último, debo mencionar algo que fue extra periodístico totalmente en mi labor de 38 años, duró sólo un año, pero mucha gente me lo recuerda aún hoy. Los cuentos humorísticos que contaba en el programa "El agrodespertador" alrededor de las siete de la mañana y que dio origen al personaje de "Hugo Juan" coreado en estribillo por los otros compañeros junto a las risotadas. Esos cuentos son hoy irreproducibles según creo, porque las épocas cambiaron, pero me dio una fama que como periodista quizás nunca tuve.

Hugo Juan Cardinalli 

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
751
MÁS SOBRE Columnas Global16
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN AM
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
PROGRAMACIÓN FM
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Copyright 2021 - LV16 Multimedios