Interstellar
Edición del 23 / 11 / 2020
                       
24/10/2020 10:22 hs

Control tecnológico y ejército de odiadores: el oscuro giro del nacionalismo en la China de Xi Jinping

Internacionales - 24/10/2020 10:22 hs
                  
El régimen chino promueve a las turbas online que acosan a los detractores. Quienes critican el manejo de la pandemia son los principales blancos de ataque.
“Ecos del pasado moista”, así califica el Wall Street Journal a la ola de nacionalismo que se está extendiendo por China, amplificada -explica- por la propaganda de los partidos, las ambiciones políticas de Xi Jinping y el supuesto éxito del país en la contención de Covid-19. “El giro es cada vez más oscuro”, advierte.

En el mundo hay un consenso en torno a los manejos desprolijos del régimen chino de la pandemia. No está claro cuándo nació el virus e, incluso, se pone en duda que haya surgido de forma natural en el mercado húmedo de Wuhan. No es solo el norteamericano Donald Trump que culpa directamente a Xi Jinping por inacción en la propagación del COVID-19, sino que países como Alemania, Francia, Reino Unido y Australia también exigen respuestas y que enviados internacional ingresen al territorio chino para investigar.
Pero dentro de China es todo bien distinto, muchedumbres enfurecidas en línea han pulverizado cualquier crítica a los líderes del régimen por su manejo de la pandemia e incluso azuzan una aparente falta de lealtad al país para desacreditar cualquier argumento válido. Los detractores están siendo acosados y silenciados. Algunos han perdido sus empleos.

Entre los que han sido atacados este año se encuentran figuras públicas que han planteado dudas sobre el manejo temprano del coronavirus por parte de los funcionarios. Entre ellas se encuentra una escritora de Wuhan llamada Fang Fang, que escribió en línea sobre las luchas de los residentes locales y acusó a los funcionarios del gobierno de ser lentos en responder al brote.

Miles de internautas chinos la llamaron traidora. Un póster escrito anónimamente y colgado en una estación de autobuses de Wuhan le decía que “se afeitara la cabeza o se matara para expiar sus pecados contra el pueblo”, y una foto de ello se difundió ampliamente en Internet. Un famoso maestro de tai chi llamó a sus aliados a atacarla, usando sus “puños cerrados de justicia”.
Fang Fang se dirigió a sus conciudadanos en el Twitter chino, la plataforma Weibo, el Twitter chino: “No podemos volver a a la Revolución Cultural”.

WSJ explica que el creciente nacionalismo es en parte una respuesta natural a posición de poder del país en todo el mundo. Algunos chinos dicen que sus sentimientos están enraizados en un genuino orgullo por su país.
Pero lo cierto es que el régimen de Xi Jinping se ha ocupado de avivar el sentimiento. Los funcionarios frecuentemente censuran la discusión crítica en línea y, a través de las reglas de Internet y cientos de miles de cuentas de medios sociales estatales, han construido un ecosistema online que favorece el contenido que promueve el Partido Comunista.
Xi, el líder más fuerte de China en décadas, es uno de los más nacionalistas. Prometiendo lograr el “sueño chino” de rejuvenecimiento nacional, ha apelado al orgullo patriótico en todos los aspectos de la vida, para reforzar el apoyo al Partido mientras se enfrenta a la ralentización del crecimiento económico y al aumento del conflicto con los Estados Unidos.

La fórmula de Xi para su nueva China busca alcanzar un gran poder combinando su gobierno autocrático con un control social de alta tecnología, con un hipernacionalismo generalizado para ahogar la disidencia.

En el pasado, los censores de Internet de China permitían un debate limitado sobre temas sociales. Durante los ocho años de gobierno de Xi marca un retorno a la política febril de la Revolución Cultural, la guerra de Mao Zedong contra los “elementos contrarrevolucionarios” que llevó a la sociedad y la economía del país al borde del colapso en las décadas de 1960 y 1970.

En ese entonces, más de un millón de personas murieron. Aunque la dinámica actual es menos desesperada, Geremie R. Barmé, historiadora de China desde hace mucho tiempo, que ahora reside en Nueva Zelandia, explicó al medio norteamericano que combinan “la histeria y la intención violenta de su antepasado de la época de Mao con el poderío que ofrece la vigilancia digital”.
Qin Qianhong, asesor del gobierno de Wuhan, explicó que el nacionalismo desenfrenado está impidiendo que la gente reflexione sobre cómo China podría haber manejado mejor el coronavirus. “Ahora mismo la sensación que se está dando es que somos 100% perfectos”, dijo Qin, quien criticó a los funcionarios de Wuhan por restarle importancia al brote en los primeros días. Sin reflexión, dijo, China podría repetir sus errores la próxima vez.

Académicos enfocados en el ciberespacio chino estiman que hay millones de usuarios de internet chinos que publican contenido pro-pekinés y que son contratados por el gobierno o son funcionarios del estado. Los departamentos y agencias gubernamentales manejan casi 240.000 cuentas de medios sociales, según los datos de 2019 del Centro de Información de la Red de Internet de China, parte del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información.

El Ejército Popular de Liberación, el Consejo de Estado y el Comité Central del Partido participan en operaciones de información organizadas en plataformas nacionales o internacionales, denunció Alicia Fawcett, investigadora del Laboratorio de Investigación Forense Digital del Consejo Atlántico, un centro de estudios de Washington, D.C.

Aunque gran parte de ese contenido puede ser propaganda relativamente inofensiva, ayuda a fomentar el sentimiento nacionalista que puede desembocar en campañas de acoso. En algunos casos, dicen los investigadores, cuentas del gobierno o bots participan en los ataques, aunque es difícil precisar su participación exacta.

La maquinaria tecnológica al servicio del Partido comunista

Las empresas chinas de medios sociales, que se espera que se ajusten a las directivas del gobierno sobre el contenido, intensifican el nacionalismo.

A finales de 2019, el regulador de Internet de China aprobó nuevas normas que alentaban a los puestos que promovían el “Pensamiento Xi Jinping” y exigían a las plataformas que ajustaran sus algoritmos para favorecer la propaganda partidista de los medios de comunicación estatales y otros organismos gubernamentales. Algunas compañías empujan el material a las páginas de inicio de los usuarios o lo agregan a las listas más populares. El contenido que difama la reputación de las instituciones gubernamentales debe ser eliminado.

El personal de ByteDance Ltd., que dirige Douyin, dice que los funcionarios del gobierno a menudo les piden que saquen ciertos contenidos de los políticos o que despierten el “ambiente adecuado” entre los ciudadanos chinos antes de los eventos nacionales. Antes del Día Nacional de China, el 1 de octubre, Douyin introdujo un paquete de pegatinas que permite a los usuarios crear vídeos en los que sincronizan con los labios una canción patriótica y superponen “[Corazón] China” en sus mejillas. ByteDance no respondió a una solicitud de comentarios.

Muchas personas comparten ahora contenidos nacionalistas con la esperanza de atraer tráfico a sus cuentas, ayudándoles a vender publicidad o productos.

El gobierno chino y las plataformas de medios sociales han promovido la idea de “energía positiva” en el contenido, un término que incluye material que refleja bien el liderazgo del Partido.
Shang Zijian, un director de teatro de 37 años en Pekín que se hace llamar “el incontrolable tipo de energía positiva” en su perfil de Douyin, estaba entre los críticos de Fang Fang. “¿Puedes llamarte a ti misma humana?”, le escribió.
Shang, que tiene 3,6 millones de seguidores en la plataforma, se ve a sí mismo como un patriota y no como un nacionalista. “Cuando otros países intentaban culpar a China por el coronavirus, vendió esta impresión negativa en el extranjero”, dijo.

Una joyería en línea dirigida por Lao Lishi, que ganó medallas de oro y plata de buceo en los Juegos Olímpicos de 2004, fue atacada por los nacionalistas después de que ella se dirigiera a Weibo para publicar un artículo en los medios de comunicación estatales en mayo sobre una enfermera de Wuhan que había muerto a causa del Covid-19. Había descubierto el caso en el diario de Fang Fang.

Algunos la acusaron de vender productos falsificados. “¿Cómo es que un campeón olímpico se pudre en un odia-partes?”, lee un comentario.
Durante el verano, Lao anunció que Weibo había suspendido su cuenta principal por un año porque sus posteos violaban regulaciones no especificadas. Un grupo de chat privado para sus partidarios desapareció después de que los miembros temieran ser expuestos por los trolls nacionalistas. Lao rechazó una solicitud de entrevista. “Decir algo ahora mismo no estaría bien, por favor, entiéndelo”, escribió.

Xiong Qingzhen, un ingeniero de aviones teledirigidos de 39 años de Wuhan, se convirtió él mismo en un blanco después de que contrajera el Covid-19 y permaneciera en un hospital dedicado a la medicina tradicional china en febrero.
Cuando salía del hospital, un equipo de la emisora estatal CCTV preguntó sobre su tratamiento. Las autoridades han celebrado los supuestos beneficios de la medicina tradicional, una fuente de orgullo nacional.
“Soy un escéptico de la medicina tradicional”, dijo en su entrevista, transmitida en vivo por Internet. “No puedo aceptar el principio de la misma, así que no la bebí”.

En los días siguientes, los nacionalistas acosaron a Xiong en Weibo, llamándolo ignorante e ingrato. Semanas más tarde, la televisión local para la que trabajaba le llamó para decirle que había recibido informes de que había aceptado sobornos, los cuales negó. Xiong dijo que los atacantes en línea se habían enganchado a un vídeo que él mismo había publicado frente a una gran casa suburbana de su familia. Se preguntaban cómo podía permitirse un lugar así.

Xiong es miembro del Partido Comunista. En un eco de la práctica de la Revolución Cultural, cuando los miembros del partido fueron obligados a confesar sus pecados políticos, la estación exigió a Xiong que escribiera dos autocríticas de su comportamiento. Él cedió. Xiong se negó a compartir detalles de sus cartas.
Sin embargo, no cambió su opinión sobre la medicina tradicional china. “La gente ha perdido la capacidad de pensar de forma independiente”, dijo en una entrevista. “Si un don nadie como yo no puede hablar, la gente como Fang Fang luchará sola”.

Fuente: Infobae

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
1051
MÁS SOBRE Política
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain