25 de Mayo y el Cabildo
Edición del 25 / 05 / 2019
                       
18/02/2019 08:37 hs

Chernobyl: el final de un extraordinario experimento de tres décadas

Internacionales - 18/02/2019 08:37 hs
"Este lugar es más de la mitad de mi vida", dice Gennady Laptev. El científico ucraniano de hombros anchos sonríe con melancolía mientras nos encontramos en el terreno ahora seco de lo que era el estanque de refrigeración de la central nuclear de Chernobyl.
"Tenía solo 25 años cuando comencé mi trabajo aquí como liquidador. Ahora, tengo casi 60".
Hubo miles de liquidadores, trabajadores que vinieron aquí como parte de la gigantesca operación de limpieza después de la explosión de 1986. El peor accidente nuclear de la historia.

Gennady me muestra una plataforma del tamaño de una mesa de café, instalada aquí para recoger el polvo. El lecho de este reservorio se secó cuando las bombas que tomaban agua del río cercano finalmente se apagaron en 2014; 14 años después de que se cerraran los tres reactores restantes.

Analizar el polvo en busca de contaminación radiactiva es solo una pequeña parte del estudio, que dura varias décadas, de esta vasta área abandonada. El accidente convirtió este paisaje en un laboratorio gigante y contaminado, donde cientos de científicos han trabajado para descubrir cómo un entorno se recupera de una catástrofe nuclear.

El experimento que se convirtió en una catástrofe global

El 26 de abril de 1986, a la 1:23 am, los ingenieros cortaron la corriente eléctrica de algunos sistemas en el reactor número 4 de la central nuclear de Chernobyl. Fue un punto crítico en una prueba para comprender lo que sucedería durante un apagón. Lo que los ingenieros no sabían era que el reactor ya era inestable.

El corte redujo la velocidad de las turbinas que conducían el agua de refrigeración al reactor. Como menos agua se convirtió en más vapor, la presión en el interior aumentó. Cuando los operadores se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo y trataron de apagar el reactor, ya era demasiado tarde.

Una explosión de vapor hizo volar la tapa del reactor, exponiendo el núcleo a la atmósfera. Dos personas en la planta murieron y, como el aire alimentó un incendio que ardió durante 10 días, el viento transportó una nube de humo y polvo radioactivo alrededor de Europa.

Los primeros trabajadores de emergencia entraron apresuradamente mientras salía humo letal hacia afuera. De los 134 que fueron diagnosticados con enfermedad de radiación aguda, 28 murieron en cuestión de meses. Al menos 19 han muerto desde entonces.
Gennady, científico ambiental, comenzó a trabajar en la zona solo tres meses después de la evacuación. "Solíamos volar en helicóptero todos los días desde Kiev", explica, "para recoger muestras de agua y suelo".

"Lo importante era comprender el alcance de la contaminación, dibujar los primeros mapas de la zona de exclusión".

Hoy en día, esa zona abarca Ucrania y Bielorrusia. Cubre más de 4.000 kilómetros cuadrados, más del doble del tamaño de Londres. Todos los pueblos dentro de un radio de 30 kilómetros de la planta fueron evacuados y abandonados; no se le permitió a nadie regresar a vivir allí.

En una parte externa y olvidada de la zona de exclusión, se permitió a la gente tranquilamente regresar a casa unos meses después del desastre.

A diferencia de la "zona de 30 kilómetros", ningún punto de control impide la entrada a esta área semi abandonada. Narodichi, una ciudad de más de 2.500 habitantes, se encuentra dentro de esa zona más distante. Reglas estrictas gobiernan este distrito oficialmente contaminado; en la zona de exclusión no debe cultivarse para producir alimentos y no puede desarrollarse.

Sin embargo, hoy en día, esta parte de Ucrania no se puede delinear fácilmente en dos categorías: contaminada o limpia. Las investigaciones han demostrado que las consecuencias de Chernobyl son más complejas, y el paisaje aquí es mucho más extraño, y más interesante, de lo que parecerían indicar las estrictas reglas de "no tocar" en Narodichi.

El miedo a la radiación podría en realidad estar perjudicando a la gente de Narodichi mucho más que la radiación en sí.

"Estamos recibiendo menos radiación aquí que en el avión"

Sobre el hombro de Gennady puedo ver la planta nuclear, a menos de un kilómetro de distancia del embalse en el que estamos parados. Brillante bajo la luz del sol está el inmenso protector de acero que es el nuevo sarcófago de Chernobyl, el que ahora sepulta a la unidad 4. Se deslizó sobre el epicentro del accidente en 2016. Debajo, grúas robóticas están desmantelando restos radioactivos de 33 años.

El profesor Jim Smith de la Universidad de Portsmouth, en Reino Unido, colega de Gennady, es un científico que ha estudiado las consecuencias del desastre desde 1990. Aquí, en uno de sus numerosos viajes de investigación a la zona, me muestra un dosímetro, un aparato de plástico negro del tamaño de un teléfono que lleva durante la visita.

Mide la dosis externa de radiación que recibe del medio ambiente. Los átomos del polvo de combustible nuclear que se dispersaron aquí por la explosión de 1986 se están destruyendo espontáneamente. Están emitiendo rayos de alta energía mientras lo hacen, y el dosímetro de Jim detecta la dosis de los que recibimos cada hora.

Las lecturas son en unidades (llamadas microsieverts) que solo tienen sentido para mí en el contexto de otras relativas "actividades radiactivas". En un punto en el medio del vuelo a Kiev, por ejemplo, su dosímetro leía 1,8 microsieverts por hora.

"Actualmente es 0,6", dice Jim. "Eso es aproximadamente [un tercio] de lo que obtuvimos en el vuelo".

Con la infame planta de energía visible en el fondo, estoy incrédula. Pero, explica Jim, vivimos en un planeta radioactivo: la radiactividad natural está a nuestro alrededor. "Viene de los rayos del sol, de los alimentos que comemos, de la Tierra", dice.

Es por eso que, a 12.000 metros de altura en un avión de pasajeros, con menos protección de la atmósfera de la Tierra, recibimos una dosis más alta.

"Sí, la zona de exclusión está contaminada", me dice, "pero si lo pusiéramos en un mapa de dosis de radiación en todo el mundo, solo se destacarían los pequeños focos".

"La radiactividad natural está a nuestro alrededor: varía de un país a otro, de un lugar a otro. La mayor parte del área de la zona de exclusión genera tasas de radiación más bajas que muchas áreas de radiactividad natural en el mundo".

"No debes estar en los puntos calientes por mucho tiempo"

Si bien el límite de la zona de exclusión no ha cambiado, el paisaje sí lo ha hecho, casi de manera irreconocible. Donde la gente fue expulsada, la naturaleza tomó su lugar. La naturaleza salvaje, combinada con edificios abandonados, granjas y pueblos, da un sentido post-apocalíptico.

Jim y sus colegas pasan sus días aquí recolectando muestras y colocando cámaras y grabadoras de audio, que recopilan información en silencio sobre qué vida silvestre habita en este lugar post-humano y cómo le afecta la radiación.

En el segundo día de nuestro viaje a la zona, sigo al equipo en el Bosque Rojo. Este es un punto caliente de la zona de exclusión que, debido a la dirección de los vientos en 1986, se llevó la peor parte de la lluvia de material radioactivo.

Nos ponemos trajes protectores para evitar contaminar nuestra ropa.

En el bosque, el dosímetro de Jim lee 35, casi 60 veces la dosis externa que recibimos en el estanque de enfriamiento.
"No debemos estar aquí por mucho tiempo", dice Jim. Él y el equipo recogen sus muestras de suelo rápidamente, toman algunas fotografías y regresan al auto.

"Los caballos se están adaptando a la zona"


En el pueblo abandonado de Burayakovka, a poco más de 10 kilómetros de la central eléctrica, el enfoque es muy diferente. Jim y el equipo se toman su tiempo para explorar el área. El dosímetro lee 1,0, todavía menos que en el vuelo.

Dentro de una casa de madera pequeña, derruida pero todavía colorida, se puede apreciar la triste verdad de lo que la gente perdió aquí tan repentinamente. Un abrigo que todavía cuelga sobre el brazo de una silla está cubierto por tres décadas de polvo.

Pero lo que la gente dejó atrás, a través de la agricultura y la jardinería, se ha convertido en un hábitat extrañamente rico para los animales salvajes. Estudios a largo plazo han demostrado que hay más vida silvestre en las aldeas abandonadas que en cualquier otro lugar de la zona. Aquí se ven osos pardos, linces y jabalíes.

La doctora Maryna Shkvyria, investigadora del zoológico de Kiev, ha pasado años rastreando y estudiando a los mamíferos más grandes que se mudaron aquí cuando la gente se fue.

Hay estudios que sugieren que las aves en las áreas más contaminadas muestran signos de daños en su ADN, pero el trabajo de Maryna se agrega a un catálogo de investigaciones que sugiere que la vida silvestre está prosperando en gran parte de la zona de exclusión.

Los lobos de Chernobyl, dice ella, son un ejemplo particularmente sorprendente.

"Después de 15 años de estudiarlos, tenemos mucha información sobre su comportamiento", explica Maryna. "Y el lobo de Chernobyl es uno de los lobos más naturales de Ucrania".

Por "natural" se refiere a que hay muy poca "comida humana" en la dieta de los lobos. "Por lo general, los lobos están alrededor de los asentamientos humanos", explica Maryna. "Pueden comer ganado, cosechas y desperdiciar alimentos, incluso mascotas". Pero no aquí, donde los lobos cazan presas salvajes.

Los lobos de Chernobyl se alimentan de ciervos e incluso capturan peces. Algunas imágenes, capturadas por cámaras trampa, revelan hábitos dietéticos más suaves. Los lobos han sido vistos comiendo fruta de alrededor de los árboles que solían formar parte de los huertos de la gente.

Hay un grupo de animales que ha hecho de la zona su hogar y que, estrictamente hablando, no debería estar aquí.

En 1998, zoólogos ucranianos liberaron en la zona una manada de 30 caballos de Przewalski en peligro de extinción. El objetivo era que los caballos pastasen la vegetación exhuberante y redujeran el riesgo de incendios forestales. Ahora hay alrededor de 60 de ellos, en rebaños dispersos por Ucrania y Bielorrusia.

Son nativos de las llanuras abiertas de Mongolia, por lo que bosques salpicados de edificios abandonados no deberían ser un hábitat ideal. "Pero realmente están usando los bosques", explica Maryna. "Incluso colocamos cámaras de captura en viejos establos y edificios y las están usando para [refugiarse] contra los mosquitos y el calor.

"Incluso se acuestan y duermen dentro, se están adaptando a la zona".

Fuente: BBC News
NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0
2901
AVISO
MÁS SOBRE Variedades
MÁS VISTAS

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain