Un jardín congelado
Edición del 20 / 07 / 2018
                       
22/06/2018 07:36 hs

Whole Water, el último hallazgo acientífico para que tu agua "hidrate más" gracias a los "infrarrojos lejanos"

- 22/06/2018 07:36 hs
El producto que promete hacer "que el agua sea más hidratante, pura y de mejor calidad, gracias a la biotecnología de ondas electromagnéticas de infrarrojo lejano" (SIC).
Según reza la publicidad de la marca, "Whole Water es una pieza de cerámica en forma de flor, realizada artesanalmente. Durante su proceso de creación se han incluido fermentos de microorganismos beneficiosos, encapsulando sus propiedades, las cuales son transmitidas al agua mediante ondas de infrarrojo lejano (SIC).Tanta bondad en un material ha despertado la curiosidad, el cinismo o, incluso, la rabia entre los usuarios de Twitter.

Lo que más ampollas parece haber levantado, según los comentarios, es la afirmación de que consigue que el agua sea más hidratante de lo que es "gracias a la la biotecnología de ondas electromagnéticas de infrarrojo lejano". Pero eso no es todo, la supuesta tecnología detrás de Whole Water tiene un sinfín más de propiedades no solo para salud, sino para la construcción, para la industria y hasta para el motor.

El material panacea

Según podemos leer en la página de la empresa, bio-cerámica cFIR mejora los materiales de construcción, elimina suciedad, malos olores y organismos patógenos, mejora el combustible y aceites de motor, mejora las condiciones físicas, químicas y biológicas del suelo, reduce patógenos y facilita la limpieza de habitáculos, jaulas y establos, aporta nuevas propiedades y alarga la vida de los materiales y maquinaria y, por último, revitaliza y purifica el cuerpo.

Vamos que, según dicen, sirve para prácticamente todo. Tanto que es difícil abarcar todo lo que prometen. Pero, ¿qué hay detrás? Esta bio-cerámica (que poco tiene que ver con las biocerámicas usadas en clínica) está compuesta por una mezcla heterogénea de diversos componentes: calcio, aluminio, silicio, azufre, circonio... La empresa ofrece este material en forma de piezas o de polvo. Según afirman, esta bio-cerámica, además, contiene restos microbiológicos "beneficiosos".

La explicación que ofrecen para que su material pueda todo eso y más es, principalmente, la emisión de ondas en el infrarrojo lejano, o FIR. Según explican, su cerámica es capaz de emitir este tipo de radiación, la cual rompe los enlaces de hidrógeno del agua para formar microclusters, permitir que se asimilen los "fermentos encapsulados de los organismos beneficiosos" y más.

Un estudio no implica que funcione nada

A raíz de las críticas, el CM de la empresa no ha tardado en dirigir a los lectores a una página bibliográfica. Lo cierto es que han justificado todas las propiedades que le atribuyen al material con estudios científicos, pero sin éxito. ¿Por qué razón? Hemos analizado los papers y hemos visto de qué pie cojea la bio-cerámica de marras.

La bio-cerámica consiste en un material defendido por una serie de investigadores chinos que ven en la emisión FIR de este material una suerte de "radiación mágica". Para ello, han publicado en varias revistas los resultados de sus estudios. Lo primero que detectamos en ellos es que la gran mayoría de los mismos están publicados en revistas que ni siquiera tienen índice de impacto o este es muy bajo.

El índice de impacto es una medida que, grosso modo, recoge el número de veces que se citan los artículos de la publicación, por lo que se suele emplear para medir el "prestigio". En otras palabras, que estos estudios han sido publicados en revistas que no tienen mucha relevancia científicamente hablando. Pero esto no es lo importante, ya que una demostración es una demostración, pero sí sirve de preámbulo.

Los experimentos fallan o bien en la medición, o bien la elección del control, o bien en el número de mediciones

Lo verdaderamente interesante es cuando nos metemos a analizar los textos. Por ejemplo, en uno de los artículos principales en los que se basan sus afirmaciones tiene un claro sesgo metodológico ya que, según miremos los experimentos, fallan o bien en la medición, o bien la elección del control (que se emplea para comparar), o bien en el número de mediciones, por lo que estadísticamente no pueden descartar la casualidad.

Esto puede parecer poco importante, pero es la base de cualquier estudio científico, ya que este busca validar un hecho mediante el análisis certero y minimizando las dudas. En otras palabras, que el estudio no está bien hecho. Esto mismo ocurre con el resto de estudios, muchos de los cuales no solo fallan en la metodología, sino también en las interpretaciones biológicas, asumiendo relaciones que no han sido demostradas. Por ejemplo, asumen que si la radiación infrarroja lejana afecta al agua, como la composición corporal es mayormente agua, los supuestos efectos de la FIR llegarán y se propagarán por todo el cuerpo.

La física es la que es, y la biología también

También se asume, por ejemplo, que si el agua es más volátil y cambian sus propiedades fisicoquímicas (si confiamos en los resultados) esta entrará más fácilmente en la célula, hidratando mejor, algo que no tiene sentido. El sistema osmótico celular es una máquina de precisión preparada para trabajar en las condiciones naturales del agua, sin que haya ningún tipo de cambio maravilloso en los "clusters" del agua.

Además, otra cuestión importante que pasan por alto, es que el producto promete emitir FIR a temperatura ambiente. Sin embargo, no muestran ninguna medición que demuestre que esto es así. En los estudios, la cerámica se irradia previamente con ciertas longitudes de onda para asegurar la emisión por radiación. Sin embargo, aquí la cerámica emite sin ninguna fuente externa.

Aunque justificáramos la emisión por la luz solar, nada demuestra que esta hará el efecto que prometen, puesto que no lo han medido. En definitiva, esta empresa ha cogido una serie de estudios que convienen a su propósito, pero no ha mostrado ningún tipo de estudio realizado sobre su material, ni la relación que tienen los papers con este, del cual tampoco conocemos su composición.

A partir de ahí, se hacen una serie de asunciones basadas en la interpretación sesgada de los papers y, con más marketing que ciencia, se han lanzado a utilizar una serie de términos como ‘bio’, ‘fermentos’, ‘ondas electromagnéticas’, ‘radiación del infrarrojo lejano’, con la intención de vender su producto bajo un tinte científico.

En vez de medir o demostrar, asumen según su interés e interpretan estudios dudosos pero afines a su producto

En definitiva, a pesar de haber presentado una serie de estudios que tratan de avalar lo que dicen de sus productos, no existe ningún tipo de evidencia que demuestre su validez. En primer lugar, porque en vez de demostrar, asumen según su interés. En segundo, porque no han realizado ningún tipo de estudio propio sobre el producto que venden.

En tercero, porque los estudios tienen sesgos, fallos o, sencillamente, no serían válidos en cualquier revista seria. Y cuarto, y no menos importante, porque aunque haya veinticuatro estudios que avalen lo que quieres vender, la ciencia se hace paso a paso y tras muchos estudios. "Afirmaciones extraordinarias, requieren evidencias extraordinarias", decía el divulgador Carl Sagan, así que si Whole Water quiere romper con lo que sabemos de física y biología hasta la fecha, tendrá que esforzarse mucho más para demostrar que funciona.

ÚLTIMAS NOTICIAS


NOMBRE
EMAIL
Random Number
PÁGINA   1   DE   0  -   TOTAL : 0

MÁS VISTAS


WhatsApp 358 481 54 54
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD AM
WhatsApp 358 482 80 13
Tel: +54 358 4638255 (Rotativo)
Constitución 399, CP5800 - Río Cuarto, Córdoba, Argentina
CONTRATAR PUBLICIDAD FM
Diseño y Programación Sebastian Gelain